Eventos

El año de las amigas. Sara Hebe en Chile

El 2018 ha sido por lejos, al menos para mí ( y estoy segura que no soy la única), el año más difícil para entablar relaciones de todo tipo, pero sobre todo con hombres hétero cis y como el mejor para entablar o re iniciar relaciones con amigas.

Porque aunque no esperes nada, tarde o temprano, pareciera que siempre los machitos te defraudan e incluso esa gente que tenías cerca porque te parecían razonables, de pronto veías algo que contestaban y era como ¿¿¿KKKKÉÉÉ???. Porque mientras más rasguen vestiduras y más deconstruídes se muestren ante el mundo, más peros pareciera que le aparecieran. Mientras más aliades feministas, salen con una frase, un “pero no te pongai feminazi” o que ellos no son machistas y que ya están deconstruídos. O la favorita: ante un caso de violencia machista, un silencio aterrador e incómodo y ya, sigamos con la vida, acá no ha pasado nada. Como si todo eso, todo el discurso hubiese sido una torre de cartas: frágiles, móviles, soplables.

Así todo el año.

A mi juicio el año más difícil para tener una relación de cualquier tipo con cualquier tipo de hombre.

Primavera Feminista

En cambio, el trabajo realizado por mujeres durante décadas y hasta siglos, hizo que las mujeres en todo el mundo despertaran y florecieran. En Chile se le llamó este año el Mayo Feminista a la época donde de pronto, las principales Universidades del países amanecieron tomadas por mujeres que no sólo pedían protocolos claros respecto a abusos sexuales:exigían respeto. ¿Pero qué fue lo que más llamó la atención a los medios? Que habían mujeres en tetas o mostrando el trasero. Porque sabemos que la teta femenina es más peligrosa que una AKA47.

Igualmente, un año súper cansador emocionalmente: Amigas hablando de abusos, recordando situaciones dificiles, viendo que nos habían vulnerado tanto y abiertamente en nuestras narices que muchas cosas ni si quiera las habíamos considerado. Todo el año con discursos, un año súper cansador.

Pero también estaba pasando en Argentina, en Brasil, Perú, Ecuador, Colombia y me llega la info por todos lados: las amigas que he ido hciendo en el camino me mandan info, me invitan a manifestaciones, compartimos miradas. Las mujeres latinoamericanas están levantándose y probablemente este año lo difícil que muchas manifestamos es eso: abrir las heridas, acompañar a otras compas, darte cuenta que todavía hay prácticas machistas tan arraigadas en nosotras mismas.

Hay un momento que he repetido mucho por ahí: un grito de una de las marchas que participé en Brasil:

Pasó no Chile/Y en la Argentina/Latinoamérica será toda feminista

Cuando lo escuché por primera vez me emocioné. Cuando me hicieron hablar en una manifestación afuera de la embajada argentina apoyando a las compas en ese país, sentí que estábamos todas unidas. Cuando mujeres tan importantes como Renata Souza, jefa de gabinete de Marielle Franco se quebraba mientras grababa un vídeo apoyando a las mujeres chilenas por lo que se estaba logrando ¡Qué orgullo! ¡Qué orgullo saber que las mujeres de distintos lugares estábamos heridas pero reunidas. Que nos estábamos admirando mutuamente, que estábamos en una misma sintonía.

Sara Hebe

Mapapo-blog
Sara Hebe, Cine Arte Alameda, Santiago. Viernes 14 de diciembre 2018. Foto: Ignacio Luengo Colectivo Lobo Negro

La cantante trasandina siento que vino a coronar este año feminista en Chile. Con 2 presentaciones en Chile, fui testigo de la fecha de Santiago, cual días antes ya estaba todo vendido. Con la amiga que fui, compró de reventa y suerte.

A pesar de algunos temas con los monitores, se le escuchó y se le vió a ella y al público en llamas. No es la primera vez que viene: hace un tiempo, 4 o 5 años, vino al mismo  espacio, tocando en el segundo piso y en más de alguna entrevista ha dicho que le encanta Chile. Que es admiradora de Violeta Parra y ese sólo hecho nos da una apertura de corazón a lo que ella es y representa.

Sara no es simplemente una mujer que canta, que brilla en el escenario mostrando que puede vestirse y verse como quiera y va a ser hermosa igual que todas las que estábamos ahí: es una mujer que luego que un Centro Arte Alameda lleno y con todas las entradas vendidas y gente esperando afuera, se fue a sentar en el suelo a compartir con las chicas y a escuchar atenta a quienes se le acercaban, incluyéndome. Ojos abiertos, mente dispuesta al díalogo. No cualquiera lo hace.

El concierto completo, incluyendo el post show, fue exactamente eso: comprobar que este año es para cuidarnos entre las amigas. Que se puede bailar y cantar en un mismo espacio, sin odiarse por el lugar o por empujarse . Que se puede hablar de feminismo y bailar cumbia, reggaeton o hip hop o una mezcla de todo junto y está bien.  Que se puede hablar de ser presidenta (Histórika), mientras el público estaba en llamas. Que una mujer puede decir “termino borracha” (como en Asado de Fa) ¿Y qué? Que puede querer quemarlo todo también. Y que desde ahí, desde esa libertad, se puede apoyar otras causas tan importantes como la lucha del pueblo mapuche por territorio y respeto, en Chile y Argentina y un momento épico del show es la imagen de Camilo Catrillanca en el escenario, recientemente asesinado por el Estado Chileno y sus policías.

Bailé intensamente en la pista post show, mientras (extrañamente) nadie me molestó como en casi cualquier lugar donde uno vaya a mover la cuerpa ¿Es posible que en todos los eventos que uno vaya, todos los conciertos a los que asista, tuvieran esa perspectiva? No lo sé, hoy todavía no me pasa totalmente, excepto excepciones laborales y hasta en ellos. Y es fácil de entender si lo has pasado toda tu vida. Es súper difícil de entender, si nunca has tenido que ponerte pesada para que no te molesten, toquen, hueveen.

 

Mapapo blog (5).jpg
Sara Hebe, Cine Arte Alameda, Santiago. Viernes 14 de diciembre 2018. Foto: Ignacio Luengo Colectivo Lobo Negro

 

Fui con la Juani que no la veía hace rato y obvio que nos cuidamos todo el rato, obvio que nos esperamos, obvio que nos apañamos, obvio que nos motivamos mutuamente en una charla eterna y no fue sólo de una persona hacia otra, como suele ocurrir en las charlas con hombres. Nuestra conversación terminó en conversación y contestando a preguntas profundas y hermosas y no en explicar “andar de noche para una mujer sola no es lo mismo que para un hombre solo” como lo debo hacer cada vez que salgo con amigos. Qué cansador.

Creo que la mejor manera de definir este 2018 es que es el año de las amigas y con ellas , Sara Hebe, fue una coronación a eso, encuentro sinceramente. El año de las amigas  en latinoamérica tiene un playlist que Sara Hebe pertenece a él. Y así como ella, cada una gritara en su interior “Tuve que quemar (lo todo)” 😛

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s