Cosas que debes saber antes de ir a

10 lugares qué deberías visitar si vas a Río de Janeiro

Río de Janeiro es probablemente una de los lugares más fotografiados, visitados y retratados en distintos formatos del mundo.

Pero claro, en general lo retratado es un Río de Janeiro donde se simplifica una ciudad en las playas Ipanema y Copacabana, el Corcovado, el Pao de Açúcar , el Cristo y el mosaico portugués de sus paseos costeros, siempre aderezado de una caipirinha y alguna otra comida callejera como el açaí, la tapioca con Nutella. Pero Río de Janeiro y Brasil, por lejos es muchísimo más que eso. Por eso mismo, escribí de todo lo demás.

Agradezco a la pobreza (?) o que iba a otros fines (presentar en un par de encuentros relacionados con la bicicleta, sólo presenté en uno) y sobre todo a la gente con la que pude compartir. Tuve la suerte de,  en este viaje, quedarme en casas de amigos y en un par de hostales. Eso además de ahorrarme unas $$$, hizo que pudiera conocer bastante del Río de Janeiro real, mágico y hermoso. Gracias, de verdad.

img_20180621_172221_564
Río mirado desde Favela Pereira da Silva

Lugares imperdibles

Los lugares que te indico a continuación son los que conocí gracias a mis amigos-gracias Mauri, Susana, etc. Y si te faltan lugares, contesto antes de que me preguntes: es imposible que en un artículo pueda nombrar Río completo. Pero sí puedo mencionar lo que yo visité, un Río absolutamente distinto a lo que me habían mencionado y de verdad, fue un viaje muy especial.

  1. Proyecto Morrinho: A pesar que no pudimos entrar por la hora, Proyecto Morrinho debe ser uno de los lugares más impactantes que me tocó visitar. Dentro de la Favela Pereira da Silva, en el barrio de Laranjeiras , este proyecto es una instalación que partió como un juego de niños: tomar ladrillos princesa ( de los que tienen perforaciones) y simular los Lego que no tenían en la Favela. Así es como fueron creando una especie de ciudad que no ha parado por los años desde 1997. Así es como también al proyecto van llegando distintas personas que colaboran a través de cursos, talleres, un canal de televisión, tours contando la historia del lugar, etc.
    Se puede llegar a través de la movilización que va a Santa Teresa, desde el sector de Lapa.
    IMG_20180621_172221_567.jpg
  2. Cafe do Lage: Hubo unos días que ayudada por el capitalismo, llegué al brunch que ofrece el Café do Lage. No tengo idea cuánto costó y probablemente pague eso con una invitación a un crucero cuando yo sea millonaria. Todo esto está enmarcado en  Escola de Artes Visuais do Parque Lage , junto al Jardín Botánico de Río de Janeiro. Además de muy bueno, de que se puede beber unas mimosas maravillosas desde temprano la vista es tan maravillosa, que la gente va exclusivamente a hacerse fotos y aunque esa práctica me causa cierto escozor y vergüenza ajena, debe ser de mis mejores fotos en esa ciudad. Fuimos un día que estaba nublado, por lo que casi no se ve, pero hay un ángulo que normalmente se ve el Corcovado ( o el Pao de Açúcar?).
    IMG_20180615_135917_183.jpg
  3. Coxinas a 1 real: Ok, soy pobre y hambrienta, 2 excelentes razones para siempre, pero siempre buscar comida y ojalá, barata ( no excluyente). Me aprovecho mucho de que en general no me enfermo mucho de la guata cuando estoy fuera, así que como de todo. Unas frituras de masa, con pollo, debe ser de las comidas callejeras favoritas. No pude parar ninguna de las veces que fui, creo que lo menos que comí fueron unas 5.
    Por Lapa, exactamente en Rúa Lavradio, frente a un popular bar llamado Baródromo, pa mí es un imperdible.
  4. Fundição Progresso : Muy cerca de los Arcos de Lapa, es un centro cultural autosustentable e impresionante. Fue hecha a partir de una fábrica de fierros  (una fundición) abandonada en los años 70. El espacio está reacondicionado de manera genial y se desarrollan ahí un montón de encuentros, talleres, entrenamientos de circo y un lugar de shows que acostumbran a partir con un espectáculo de circo, que alberga a shows tan geniales como el de Criolo que me perdí.Creo que es un ejemplo a seguir, por como la organización social, las artes y la cultura pueden ir tan de la mano, que incluso pueden formar un espacio en el centro de la ciudad, siendo referente a nivel latinoamericano y mundial de levantar un proyecto cultural sustentable.
    Dato: De noche, tiene una vista privilegiada desde la terraza, para sacar fotos hacia los Arcos de Lapa.
    IMG_20180619_234021_711
  5. Escalera Selarón: El lugar preferido por los perfiles de Tinder (?), es una de los cientos de escaleras que hay en Río ( Recordemos que entre cerros y morros, se sabe que en Río o subes o bajas, siempre). Sin embargo tiene la particularidad de haber sido refaccionada por un artista de nacionalidad chilena, de apellido Selarón,  que se pasó 20 años haciendo un trabajo de cerámica tipo mosaico, hasta ser encontrado muerto. 215 peldaños para sacarte tu mejor foto, aunque la verdad, creo que esa obsesión por sacarse la foto perfecta debe morir 😛
    IMG_20180613_193445_793
  6. Vaca Atolada: Aunque la zona de Lapa, una suerte de Bellavista en Santiago o Zona Rosa en CDMX, está llena de lugares para beber o botecos o incluso con la cultura carioca de beber en la calle,  creo que hay que saber para donde ir. Por casualidad iba pasando por aquí y entramos con la Fe, pues me tincó que era unlugar especial. Ubicado en Avenida Gomes Freire 533 ( la misma calle donde se toma la micro para Santa Teresa) es considerado uno de los bares icónicos de la ciudad. Hay música en vivo desde las 18:00 los viernes y sábados, con el formato bien distinto a tener un escenario: una mesa de músicos en el centro del bar y todos alrededor escuchando, cantando, tomando y bailando. Dato Feminista: Recomiendo no tomarle mucha atención a las letras, porque algunas tienen un nivel de misoginia y machismo impactante,  que dan ganas de prenderle fuego al lugar .

    IMG_20180616_220004_BURST1.jpg
    Muy concentrada intentando bailar samba
  7. Casa de la Cachaça:  Desde los años 60, abierto este boteco, que se empina como la primera cachacería de Río. Tiene decenas de sabores de cachacas, ellos dicen que cerca de 2000 botellas. Recomiendo de chocolate, coco,pistacho, jengibre. Ojito que es súper dulce y uno se puede ir en esa y pah, salir súper alegre. Y sí, queda también en el barrio de Lapa.
  8. Livraria Cultura: Cuando uno va desde la estación del Metro Cinelandia hacia Lapa, se puede encontrar con esta librería. Así como las librerías que son difícil de encontrar en Chile, tiene un gran espacio donde se pueden encontrar libros de todo tipo, además de películas y por muy debajo de los precios chilenos. A mí me tocó enamorarme de Luta feminista el cuál me costó algo más de $5000 pesos chilenos, lo que habría sido imposible por su extensión en Chile a al menos el doble.
  9. Cinelandia ( Sector): además de ser el lugar donde se concentra la Biblioteca Nacional, el museo de Bellas Artes o la antigua zona donde habían cines, es la estación de Metrô más cercana a Lapa. Pero sobre todo, además de las fotos geniales ahí, es porque es la zona de concentraciones y movimientos sociales en Río de Janeiro. Es ahí donde la gente se reúne para manifestaciones, ver un documental, para hacer una roda de samba o para partir las cicletadas, además de haber bares donde dicen que partió la samba.

    img_20180622_192035
    Manifestación feminista con cantos tan emotivos como “Pasó no Chile e Argentina/ Latinoamérica será toda feminista”
  10. Los Arcos de Lapa: Lo primero que se ve entrando a Lapa son los arcos. Lo que fue un acueducto, luego pasó a ser el lugar por dónde pasa un pequeño trencito, bondinho de Santa Teresa ( al barrio al que llega). Dicen que el tren se blanqueó, ya que lo toman los habitantes del barrio con un carnet y si no el precio es de “turista”.Pero lo que quería comentar era otra cosa: Al ver los arcos, se entra a Lapa. Y en sus alrededores se puede encontrar todo lo que para alguien que vive en países donde está prohibido beber en la calle o hablar fuerte o incluso bailar es muy atractivo: Pequeños puestos callejeros vendiendo caipirinhas (recomiendo las caipifrutas de mango o maracuyá natural, diosito santo qué delicia) pasandopor comida china, tapioca hot dogs y un sin fin de comidas y bebidas con incluso, pago de tarjeta. Todo esto, aderezado por pequeños “Blocos” o piquetes de músicos tocando por ahí, gente bebida, vendedores, música saliendo del Disco Voador o de algunos de los botecos del barrio.
    IMG_20180620_090512_018
    Vista desde la terraza de Progresso

    También es importante saber que las personas tienden a beber de pie sobre mesas altas o nétamente a estar de fiesta en la calle, por lo que puedes estar toda la noche dando vueltas por ahí y el ambiente lo encontrarás en tu mismo camino.

    IMG_20180626_092343_345
    Aquí en ninguno de los lugares señalados sino en plena Copacabana con la Caro y la Fe

    ¿Hay otro lugar que consideres imperdible de Río de Janeiro y que hayas visitado o al que pertenezcas? ¿Me lo podrían indicar para visitar en mi próxima ida para allá o para las chiquillas que están leyendo? ¡Escríbelo en los comentarios!¡Gracias!

    [Síguenos en nuestro Instagram o si eres mujer/trans,  el grupo privado en Facebook ]

Anuncios
No todo es tan fácil

10 ejercicios para enfrentar el viaje y la soledad

Irse a la conchesumadre, implica además de fotos lindas en Instagram y en las portadas de Facebook,  solucionar problemas técnicos menos que básicos (Como ¿Tengo tenedor? ¿Tengo cama?), enfrentarse a culturas distintas (Que no comen pan sino tortillas y donde es preferible darte una mala indicación a parecer descortés), ecosistemas que funcionan muy distintos a los que acostumbras (Juntémonos a las 16:00 en tal lugar y no “alguna vez”), derribar mitos entre un país y otro, terminar largas relaciones de amistad/pareja/familiares/ violentas o desgastantes o afianzar otras que te parecen importantes o interesantes  y bajar de la nube y caer en la realidad de hocico bruces junto con todas las publicaciones que me encanta este país.

Es distinto viajar 2 semanas donde todo pasa rápido o cuando estás en un hostal donde todos están un poco en la onda de querer conocerte y abiertos a que los conozcan o estar en un encuentro de gente que hablan de lo mismo que te mueve a ti, pero…¿Cuándo ya pasa ese tiempo? ¿Cuando ya te viste una o dos veces con la gente que podías conocer o recomendada de amigos de amigos y como que no hay más excusas? ¿Qué hay después?

Estar en otro país

Hay cosas muy absurdas que te recuerdan que no estás en tu país y a veces es bacán, pero a veces no. La comida es un ejemplo súper concreto. Y no es sólo la comida en sí, uno lo puede tomar a la ligera, si la comida es muy rica: si quiero cocinar, no hay de lo que me parece obvio que hay en todos lados. Hay otras cosas que no sé como se preparan, menos como se llaman para buscarlo por internet. Desde manjar, pasando por aliños o verduras. TODO.

O salir a la calle y no encontrarse a nadie, y peor aún: no conversar con nadie en días. O no saber qué actividades hay, porque en verdad hay millones , pero y obvio, no ir porque  o no tienes idea (porque no sabes tan bien como y dónde buscar) o las distancias agiladas que habría que recorrer para ir son larguísimas o simplemente no tienes la plata para esas porque tienes que empezar a comprar cosas tan absurdas como todo o ya te pasaste en la hora tratando de buscar o tenías que llamar por teléfono y todavía no puedes hacer funcionar el teléfono de acá.

Desde muy chica soy muy sociable, por lo que esta sensación de no saludar , no encontrarme por días con nadie,no conversar, me resulta súper frustrante. Esta ciudad es  grande y también no se me ha hecho tan fácil quedar después de una segunda vez con ningún mexican@, a diferencia de con chilenos que viven/están por acá o de otras nacionalidades. ¿Tanto les cuesta juntarse o no quieren y por qué? ¿Es tan pero tan falso el “Cuando vayas a mi país, te voy a mostrar mis lugares favoritos”o es un tema cultural más exacerbado que en Chile de una eterna promesa de “en la semana” que nunca es totalmente real? ¿Es lo mismo que me pasaría en cualquier país o tiene que ver con que es distinto viajar un par de semanas estando en un hostal que viviendo en un lugar que no es tu país, ni tus costumbres, ni tus amigos?

Me viene una autorabia no conmigo sino con lo que haría y he hecho ¿Qué haría yo si me conociera? ¿Me trataría igual? ¿Me caería mal? ¿Mi afán de las invitaciones se vió superado y ya no lo volveré a vivir (invitar y ser invitada)? Es que a veces me entra la rabia y no lo puedo creer ¿En serio a nadie le tinca salir a mostrar la ciudad como lo he hecho millones de veces con personas que ni conozco por el puro gusto de hacerlo y de hacerlos sentir bienvenid@s? ¿Nadie invita a cosas a gente que sabes que está aquí?

Hay otras cosas más absurdamente emotivas que echo de menos: abrazar a mis amig@s con una melosidad digna de final de película, ir a bailar (a mi lugar favorito básicamente, con sus resguardos, demonios y marcas de pisco), ir a tomar mi café favorito  en una conversación sin tiempo, conversar de otras cosas que no sea por pega o casi. Echo de menos incluso las cosas/personas/situaciones que ya no quiero en mi vida y eso sí que es triste. Es como que una mala droga esté ahí al alcane de tu mano y estar batallando por no recaer.

Además trabajar por internet para Chile no ayuda en esto ( sí en otras cosas como el mantenerme, obvio) 😛 . Puedo quedarme todo el día encerrada, sin que me relacione con ningún humano.

Kit de supervivencia sicológica básica

Para no sucumbir ante la soledad y sus locuras (ya me he visto en esa) y volverme deprimida y terminar en el aeropuerto llorando al teléfono con sólo ganas de irme de vuelta YA, he desarrollado un plan de 10 ejercicios que me permitan mantener la cabeza en orden o como llamó un amigo Seba, también viajero , para la supervivencia sicológica “Me voy a la CTM Starter Kit”

1. Comer de manera equilibrada. Parece obvio, pero esta hueá me cuesta muchísimo, porque estaba comiendo en horarios pésimos, no cocinándome, además ODIO (ODIABA?) cocinarme sólo para mí. Cocinarme a diario, no saltarme comidas, disfrutar de ello. Proveer de agua (aquí el agua no es potable) y beberla a diario como una obligación. Preparar verduras, guardar lo justo. Recordar que estoy pobre y no puedo gastar demás.

2. Restringir casi al 100% pelotudeces que no necesito. Tengo un vestido, 2 faldas, un short y así muy pocas cosas. Aún así, todavía tengo desordenado, estoy trabajando en ello. El vino chileno Carmenere está considerado en “necesario”, así que de eso tengo al ladito del mezcal.

3. Juntarme a conversar al menos una vez a la semana con gente real, que pueda ver sus facciones de frente. Me frustra mucho ver a la gente sólo una o dos veces, pero bueno, no sé ya como funciona la gente acá. No incluídos los segundos de espera entre que conversan conmigo y están muy ocupados contestando un mensaje de fb (que por lo demás, cada vez me apesta más esa situación).

4. Ir al menos a un evento semanal, que me permita conocer a otras personas y tener conversaciones para la vida. Así poco a poco he ido contactándome con gente interesante que no habría conocido de otra manera. Así que sigo atentamente eventos en FB de mis conocidos o a través de plataformas como Eventbrite o Meetup , que permiten encontrar eventos por intereses particulares, sin olvidar los encuentros de gente por Couchsurfing u otras páginas de viajeros.

5. Llamar, mensajear, mandar y recibir audios: He sido en general poco dada a las llamadas por teléfono en la vida ( De hecho, por lo general son de auxilio o por pega, odiaba hablar por teléfono), pero acá me es imperativo conversar. Conversar con mis amig@s de siempre casi a diario y al menos enviar 2 mensajes semanales a gente random que me acuerdo para pelarle el cable del viaje y de una súper revelación que tuve mezclada con alguna conversa que tuvimos, con alguna música que escuchamos o un innumerable etcétera. Vayan a perdonarme ustedes.

6. Escuchar música cada día Súper obvio, pero en realidad la música siempre me saca de cualquier momento raro. Así que aunque sea envasada o arrancarme a cualquier concierto que me parezca genial y que sea gratuito o casi, siempre es un momento que agradezco demasiado. Además echo de menos que parte de mi trabajo sea ir a escuchar música.

7. Obligarme a salir al menos una vez al día Como en este momento que llevo más de 48 horas encerrada. Me acabo de poner mi único vestido y me estoy echando pa la calle a tomar aire (o lluvia, como es el caso del verano mexicano).

8. Escribir, aunque no publique Las mejores cosas según yo, son esas que no he publicado, porque justamente necesitan madurar. Pero escribir, escribir, escribir. Mucho.

9. Publicar, para ver si está llegando lo que en verdad quiero expresar Seguir escribiendo hasta la muerte y cuando tenga ideas que pueda desarrollar en la medida que la gente hace feedback, lo publico en mi fb y después lo tiro pa acá, como en el caso de este post.

10. Dibujar Mi último deporte favorito, que hace que salgan otras cosas que no salen escribiendo. Un nuevo amor en la vida, del que todavía tengo demasiada curiosidad y ganas de seguir aprendiendo.

¿A alguien se le ocurre otro ejercicio (yoga y meditar me parece grandioso, pero no me seduce) para mantener la mente tranquila cuando estás realmente sol@?

Conste: No echo de menos todo el tiempo, me encanta estar acá, pero hay días-como ayer, como anteayer, como hoy-que lo único que quiero es estar en mi “casa”, llamar a alguna amiga para decirle que voy pedaleando a su casa, a simplemente abrazarnos, conversar y quedarme dormida en el sillón (como siempre), sabiendo que una frazada me va a tapar y que nadie me va a decir nada, porque saben como soy, saben que me canso y me quedaré dormida en el momento justo que esté acomodándome ahí. O irme al café, a simplemente contar historias y fumar y tomar café y reírme hasta las carcajadas más sonoras y que se escuchen a una cuadra. O ir a bailar hasta que me den calambres, sin pensar que alguien me va a querer hacer algo malo, encontrarme con gente, tomar lo mismo de siempre, reírme de los mismos absurdos de siempre.

PD: Sí me conoce, sabe que esto puede que me dure hasta hoy, salga, me pase algo extraordinario y olvide esto. Pero así lo siento y estoy segura que a la gente que ha vivo en otros lados también les pasa ¿Verdad? #díganmequesíporfavor .  Si no me conoce, puede que encuentre exagerado, de una loca de mierda, pero no me importa. O al menos, por hoy no me importa.Chúpenla con mayo y con el viento en contra.