Aprender, Idiomas

Como aprender inglés

No fue hasta octubre del año pasado, en Medellín, que por primera vez tuve la pulsión de aprender inglés.

Conocí en la cocina del hostal (la verdad no me acuerdo, pero es lo más probable), a un gringo: Ezra. Me pareció simpátiquísimo. Me habló con tanto amor de sus amigos, de sus hermanos, que intenté seguir conversando. Pero cuando quise hablar algo más que ” What are you doing? Where you from? ” , no pude. Osea, pude: los intentos entre poquitos de español que sabía él y lo que intentaba hablar yo y mucha buena voluntad.  O a ratos con un traductor on line o de otro chico que andaba por ahí esos días. Pero seguía siendo muy difícil, de manera muy atropellada, muy cansadora, muy frustrante.

La historia podría haber quedado en eso: alguien más con quién no hablé porque no sabías su idioma y chao.  O la gente con la que tienes buena onda, pero sigues el viaje y además de agregarte a Facebook o Instagram, un par de me gusta por aquí y por allá, nada más. Quería saber qué pensaba esa persona sobre algunos temas que en mi cabeza son urgentes a la hora de conocer cualquier persona por estos días:  los viajes,las motivaciones, las organizaciones sociales y las causas sociales, el feminismo, la música o sobre mi recurrente pregunta “¿Qué es lo que te hace más feliz hacer en la vida? ¿Pero lo que más-MÁS?” y NO PUDE. No pude tanto, fue muy somero, muy escueto. Era difícil encontrar las palabras, pese a hacer mi mejor esfuerzo.

Pero durante una semana, hicimos el intento de conversar.

Nos despedimos con la idea de seguir en contacto, de perfeccionar cada uno el idioma del otro, de hacernos bullyng, hablar de comida y hemos formado una amistad de unos 9 meses y contando.

Es así como me obsesioné ( uy, qué novedad) con aprender inglés.  Un poco a partir de querer conversar con Ez, pero también pensar que hay un montón de personas interesantes que me las estoy perdiendo por no saber un idioma.

Pero también porque como siempre,  es mi lema “Me gusta escribir y todo lo demás es una excusa barata”. Y que si pienso, lo que más me gusta es escribir-comunicarme-conversar y hay un montón de gente que no me está leyendo-no estoy conversando-que me estoy perdiendo porque no estoy escribiendo ni hablando en inglés. Y que tal vez si escribo en otro idioma, mis ideas serán ordenadas de manera diferente o saldrán ideas nuevas. Que también quiero algún día no tan lejano seguir viajando y en un par de años (?) cruzar el charco. Que quiero trabajar en inglés. Que me inspira mucho Agota Kristof, escritora húngara que su primer libro fue en otro idioma y fue así que consiguió consagrarse.

Y sí, de siempre he tenido bastantes argumentos razonables para aprender inglés, pero esta vez fue que me tocó y eso estoy 🙂

Como partí

De entonces, han sido algo así como 9 meses y no todo el tiempo me dió el impulso por aprender. Han sido por épocas. Y mis mejores maneras ( o las que me han ido resultando) han sido estas:

  1. Primer impulso: Ya sin tanta promesa como cuando fui a Canadá, en mi subsiguiente parada, Rincón del Mar (Colombia) compré, en la única tienda grande que hay en varios kilómetros a la redonda, un cuaderno, 2 lápices de distinto color. Bajé un par de aplicaciones y me puse a leer y traducir 100 años de soledad y revistas, frente al mar caribe. Ayer de hecho veía este cuaderno y me reía de este primer esfuerzo.
  2. Segundo esfuerzo: Estaba una semana o dos, full apps, escuchando canciones en inglés, viendo series con subtítulos. Y luego pasaba un tiempo, me aburría y dejaba hasta ahí. Estuve de voluntaria en un hostal y 3 semanas full inglés todo el tiempo, después estaba en otro hostal más hispanoparlante y listo, nunca más hablaba inglés. Alguien me caía bien y le hablaba entusiasmada, se iba esa persona y chao. Intenté mezclar un taller de poesía de  Mauricio Redolés con escribir en inglés (también inspirada en su obra donde recuerda su paso por el exilio en Inglaterra y en un par de proyectos que hablamos) y en realidad, no me gustó el resultado de lo escrito, lo que quedó en limpio fueron sólo los textos en español.
  3. Me dieron ganas de seguir aprendiendo idiomas: Entre idas y vueltas anduve en Brasil y ahí dejé el inglés por retomar el portugués, aunque descubrí algo: tratar de mezclar ambos idiomas, me resultaba cómodo para ir aprendiendo de ambos sin pasar por el español.  Sin una idea totalmente clara de qué hacer, me embarqué en una nueva locura: tomar un curso de inglés.
  4. Tomar un curso de inglés: Busqué en todos los cursos que habían en el mercado y finalmente me decidí por uno en un instituto nuevo-antiguo ( Viene de otro instituto que se separaron los dueños). Me decidí por lo barato y porque queda a 30 minutos de donde estoy viviendo.Ese curso, que es bastante de conversación, me permite tener un método, frecuencia y metodicidad ( cosa que es lo que más me falta en la vida) que por más que pensé que era así no más, me ha ayudado mucho a re-aprender desde la base. Mucho. Lo recomiendo, pero por interno ( ni ahí con la publicidad gratis ahahah)
  5. Escuchar inglés: Una hora al día escucho la hueá que sea en inglés. Últimamente he estado pegada con las charlas Ted, conocidas por en pocos minutos hablar de distintos temas. Hay tanto traducidas como una aplicación para el celular. También tengo un playlist de canciones oreja que toda la vida he tarareado mal, traducidas al inglés y español. Mi idea hipotética es aprendérmelas.
  6. Armar 2 chats de practicar inglés: Aunque tiene distintas frecuencias, la idea de juntar en un whatsapp a gente de distintos lados y con distintas frecuencias ha sido un buen experimento. Desde uno muy activo hablando de temas como feminismo, a otro un poco más lento y más chistoso, donde se habla desde música, hasta bicicletas, pasando por actualidad nacional. Eso me ha permitido, que ayudándome por el contexto del día, adquirir vocabulario o el ejercicio de querer decir algo en inglés. Próximamente, la idea es llevarlo a un contexto en vivo, para hacer un club de conversación en inglés.
  7. Ver muchos vídeos de Amigos Ingleses: Debe ser la mejor recomendación que me han hecho al respecto. Una española y un inglés que hacer unos vídeos de cerca de 10 minutos, muy muy entretenidos y muy acertados en lo que uno quiere aprender cundo estás tomando un curso o quieres hablar con extranjeros. Dan ganas de seguir viendo y de pasada aprender.
  8. Aprovechar todas pero todas las veces que pueda hablar en inglés: Con mis amigos de otras partes, enviar audios, chatear con amigos que manejan bien el idioma o son angloparlantes nativos y básicamente también,  gringo que se me cruza en la calle que está perdido, Tinder (?), Couchsurfing, etc. y en realidad cualquier persona con la que pueda hablar en cualquier instancia y practicar mi fluidez.

Estas han sido mis maneras de aprender inglés hasta hoy. Si a ustedes les resulta, genial ¿Tienes otra manera? ¿Quieres recomendarme otra?

Ah: Y gracias Ez por el impulso, las peladas de cable y la intención de ayudarme a mejorar y corregir :* :* :*

Anuncios