Aprender, Idiomas

Como aprender inglés

No fue hasta octubre del año pasado, en Medellín, que por primera vez tuve la pulsión de aprender inglés.

Conocí en la cocina del hostal (la verdad no me acuerdo, pero es lo más probable), a un gringo: Ezra. Me pareció simpátiquísimo. Me habló con tanto amor de sus amigos, de sus hermanos, que intenté seguir conversando. Pero cuando quise hablar algo más que ” What are you doing? Where you from? ” , no pude. Osea, pude: los intentos entre poquitos de español que sabía él y lo que intentaba hablar yo y mucha buena voluntad.  O a ratos con un traductor on line o de otro chico que andaba por ahí esos días. Pero seguía siendo muy difícil, de manera muy atropellada, muy cansadora, muy frustrante.

La historia podría haber quedado en eso: alguien más con quién no hablé porque no sabías su idioma y chao.  O la gente con la que tienes buena onda, pero sigues el viaje y además de agregarte a Facebook o Instagram, un par de me gusta por aquí y por allá, nada más. Quería saber qué pensaba esa persona sobre algunos temas que en mi cabeza son urgentes a la hora de conocer cualquier persona por estos días:  los viajes,las motivaciones, las organizaciones sociales y las causas sociales, el feminismo, la música o sobre mi recurrente pregunta “¿Qué es lo que te hace más feliz hacer en la vida? ¿Pero lo que más-MÁS?” y NO PUDE. No pude tanto, fue muy somero, muy escueto. Era difícil encontrar las palabras, pese a hacer mi mejor esfuerzo.

Pero durante una semana, hicimos el intento de conversar.

Nos despedimos con la idea de seguir en contacto, de perfeccionar cada uno el idioma del otro, de hacernos bullyng, hablar de comida y hemos formado una amistad de unos 9 meses y contando.

Es así como me obsesioné ( uy, qué novedad) con aprender inglés.  Un poco a partir de querer conversar con Ez, pero también pensar que hay un montón de personas interesantes que me las estoy perdiendo por no saber un idioma.

Pero también porque como siempre,  es mi lema “Me gusta escribir y todo lo demás es una excusa barata”. Y que si pienso, lo que más me gusta es escribir-comunicarme-conversar y hay un montón de gente que no me está leyendo-no estoy conversando-que me estoy perdiendo porque no estoy escribiendo ni hablando en inglés. Y que tal vez si escribo en otro idioma, mis ideas serán ordenadas de manera diferente o saldrán ideas nuevas. Que también quiero algún día no tan lejano seguir viajando y en un par de años (?) cruzar el charco. Que quiero trabajar en inglés. Que me inspira mucho Agota Kristof, escritora húngara que su primer libro fue en otro idioma y fue así que consiguió consagrarse.

Y sí, de siempre he tenido bastantes argumentos razonables para aprender inglés, pero esta vez fue que me tocó y eso estoy 🙂

Como partí

De entonces, han sido algo así como 9 meses y no todo el tiempo me dió el impulso por aprender. Han sido por épocas. Y mis mejores maneras ( o las que me han ido resultando) han sido estas:

  1. Primer impulso: Ya sin tanta promesa como cuando fui a Canadá, en mi subsiguiente parada, Rincón del Mar (Colombia) compré, en la única tienda grande que hay en varios kilómetros a la redonda, un cuaderno, 2 lápices de distinto color. Bajé un par de aplicaciones y me puse a leer y traducir 100 años de soledad y revistas, frente al mar caribe. Ayer de hecho veía este cuaderno y me reía de este primer esfuerzo.
  2. Segundo esfuerzo: Estaba una semana o dos, full apps, escuchando canciones en inglés, viendo series con subtítulos. Y luego pasaba un tiempo, me aburría y dejaba hasta ahí. Estuve de voluntaria en un hostal y 3 semanas full inglés todo el tiempo, después estaba en otro hostal más hispanoparlante y listo, nunca más hablaba inglés. Alguien me caía bien y le hablaba entusiasmada, se iba esa persona y chao. Intenté mezclar un taller de poesía de  Mauricio Redolés con escribir en inglés (también inspirada en su obra donde recuerda su paso por el exilio en Inglaterra y en un par de proyectos que hablamos) y en realidad, no me gustó el resultado de lo escrito, lo que quedó en limpio fueron sólo los textos en español.
  3. Me dieron ganas de seguir aprendiendo idiomas: Entre idas y vueltas anduve en Brasil y ahí dejé el inglés por retomar el portugués, aunque descubrí algo: tratar de mezclar ambos idiomas, me resultaba cómodo para ir aprendiendo de ambos sin pasar por el español.  Sin una idea totalmente clara de qué hacer, me embarqué en una nueva locura: tomar un curso de inglés.
  4. Tomar un curso de inglés: Busqué en todos los cursos que habían en el mercado y finalmente me decidí por uno en un instituto nuevo-antiguo ( Viene de otro instituto que se separaron los dueños). Me decidí por lo barato y porque queda a 30 minutos de donde estoy viviendo.Ese curso, que es bastante de conversación, me permite tener un método, frecuencia y metodicidad ( cosa que es lo que más me falta en la vida) que por más que pensé que era así no más, me ha ayudado mucho a re-aprender desde la base. Mucho. Lo recomiendo, pero por interno ( ni ahí con la publicidad gratis ahahah)
  5. Escuchar inglés: Una hora al día escucho la hueá que sea en inglés. Últimamente he estado pegada con las charlas Ted, conocidas por en pocos minutos hablar de distintos temas. Hay tanto traducidas como una aplicación para el celular. También tengo un playlist de canciones oreja que toda la vida he tarareado mal, traducidas al inglés y español. Mi idea hipotética es aprendérmelas.
  6. Armar 2 chats de practicar inglés: Aunque tiene distintas frecuencias, la idea de juntar en un whatsapp a gente de distintos lados y con distintas frecuencias ha sido un buen experimento. Desde uno muy activo hablando de temas como feminismo, a otro un poco más lento y más chistoso, donde se habla desde música, hasta bicicletas, pasando por actualidad nacional. Eso me ha permitido, que ayudándome por el contexto del día, adquirir vocabulario o el ejercicio de querer decir algo en inglés. Próximamente, la idea es llevarlo a un contexto en vivo, para hacer un club de conversación en inglés.
  7. Ver muchos vídeos de Amigos Ingleses: Debe ser la mejor recomendación que me han hecho al respecto. Una española y un inglés que hacer unos vídeos de cerca de 10 minutos, muy muy entretenidos y muy acertados en lo que uno quiere aprender cundo estás tomando un curso o quieres hablar con extranjeros. Dan ganas de seguir viendo y de pasada aprender.
  8. Aprovechar todas pero todas las veces que pueda hablar en inglés: Con mis amigos de otras partes, enviar audios, chatear con amigos que manejan bien el idioma o son angloparlantes nativos y básicamente también,  gringo que se me cruza en la calle que está perdido, Tinder (?), Couchsurfing, etc. y en realidad cualquier persona con la que pueda hablar en cualquier instancia y practicar mi fluidez.

Estas han sido mis maneras de aprender inglés hasta hoy. Si a ustedes les resulta, genial ¿Tienes otra manera? ¿Quieres recomendarme otra?

Ah: Y gracias Ez por el impulso, las peladas de cable y la intención de ayudarme a mejorar y corregir :* :* :*

Anuncios
Cosas que debes saber antes de ir a

Lo que debes saber antes de ir a Ciudad de México

Ciudad de México es una ciudad caótica y hermosa, con 22 millones de habitantes, especial si te gusta la actividad, los museos, el movimiento extremo e incluso el caos o quieres tener una idea general de lo que está ocurriendo en distintas industrias a nivel latinoamericano con proyecciones a Estados Unidos o Europa.

mexico 2
Pedaleando por Coyoacán

Viví casi 5 meses en Ciudad de México y creo que en otra oportunidad me gustaría volver ahí. Al igual que varios, ando viajando lento.  Trabajar por internet me permite hacerlo desde cualquier lugar que tenga conexión  y escribir lo que voy viviendo por mientras. Los días ahí transcurrieron como si fuera una eterna telenovela, de la cual, pasaron cosas (muy)buenas y (muy) malas todo el tiempo.

Ciudad de México es muchas más cosas que las que podría hablar en un post, pero acá te puedo dar la idea de algunos costes básicos para que saques tus cuentas si quieres irte  a vivir ahí. Es una ciudad barata, sobre todo para los que venimos de países como Chile, donde el transporte es 4 veces más caro y la comida al menos el doble o triple. Osea, que fuera del pasaje, otra vez reafirmo que me sale más barato vivir/viajar que estar en Santiago de Chile

mexico 1
Plantación de Nopales en Milpa Alta

Ciudad del Caos

mexico 3
Madero, principal paseo peatonal de la ciudad

Si te gusta la calma y la tranquilidad, te podría recomendar otras ciudades latinoamericanas pero definitivamente Ciudad de México, NO. A mí me encantó porque me gusta un poco ese caos orquestado,ese desorden, pero me costó entenderla y apreciarla hasta el último día. Siendo una de las 10 megalópolis más importantes del mundo y la primera en América Latina, sentí  la pulsión de quedarme a conocerla más tiempo que venir de visita por una semana.

 Una de las cosas buenas, es que te dan de visa 180 días al ingresar, osea 6 meses. Eso permite que puedas conocer no sólo esa ciudad si no otras, pero ojo: en mi caso venía a un encuentro determinado y no me pidieron nada para justificarlo. Sin embargo a amigas de otros países les hicieron un largo interrogatorio de por qué venían, a donde, dirección de llegada, que si venía invitada que demostrara mediante correos electrónicos tal invitación. Recomendación 1: Lleva anotado el nombre, dirección, teléfono de donde te quedarás. Si es un hostal, el nombre y dirección del mismo.

Algo importante es entender que todo podría ser posible en la medida que te lo propongas. Las reglas nunca son totalmente estrictas, nada es absoluto. En mi cabeza de chilena me costó mucho entender el nivel de flexibilidad tanto desde el tránsito, hasta la documentación, hasta los horarios. Todo es más o menos así, pero nunca tanto. Si eres alguien estructurado (Yo con todo mi jipismo en algunas cosas como horarios, soy muy cuadrada), ojito, puedes pasarlo medio mal si no lo comprendes y fluyes.

Distancias

Llegué en avión de Avianca, lo que me permitió algo bastante especial: traer mi bicicleta sin costo adicional. Ojo: En la mayoría de las líneas aéreas te cobran adicionalmente, cumpla el peso o no, tanto en instrumentos, bicicletas, otros implementos considerados deportivos. El ticket Santiago-Ciudad de México me costó 537 dólares, a través de las búsquedas de Expedia, pago con tarjeta de crédito (Yo no tengo, así que me tocó conseguir).

En realidad el tema de las distancias es bastante importante y para tener en cuenta en todo momento: es una ciudad GRANDE con mayúsculas, donde el tema del transporte es demasiado central en la vida de los mexicanos y de cualquiera que caiga ahí. A diferencia de Chile, algunos lugares como la playa, quedan a al menos 5 horas de distancia y transportarse dentro de la ciudad puede incluso significar más de 3 horas por tramo. Osea TEMAZO.

Para ir a cualquier lugar de la ciudad toma en consideración no sólo la distancia y el tiempo que te demorarías en un aso ideal, sino lo que debes caminar, combinar y las horas picos donde es difícil moverse, además de la lluvia ( en verano, puede ser que todos los días alrededor de las 18:00 hrs)donde todo se enlentece. Sin embargo a mi juicio y según lo que escribiré más tarde, el sistema pese a todo es bastante eficiente, respecto a que tienes la seguridad de llegar a gran parte de la ciudad en tiempos más o menos determinados. Gran distancia, gran tiempo, pero llegas.

mexico 6
Lluvia de verano. Acá junto a Arge, gran amiga :*

¿Dónde vivir?

Arrendé una habitación incluyendo todos los servicios, en el Barrio Roma Norte por  3700 pesos mexicanos, equivalente a 208.28 dólares, lo que es un precio medio. El Barrio Roma (Norte y sur), similar a Lastarria en Santiago ( Sólo que más grande) es bastante central y práctico si trabajas on line, pues cuenta con bastantes cafés con internet, está cercano al centro en bicicleta, además de ser un barrio con todos los servicios y distracciones, cercano a la Condesa, a Doctores y al propio centro de la ciudad.

Para encontrar una habitación, me metí a varios grupos donde buscar compañeros de piso y los precios fluctúan entre los 1500 y los 10.000 mexicanos ( osea entre los 84 y 562 dólares) por una habitación dependiendo de la zona, siendo los más baratos en la periferia o por Copilco ( zona cercana a la Unam) y los más caros por zonas acomodadas como Condesa o Polanco.

Transporte

Para transportarse existen varios sistemas, siendo el más importante dentro de la ciudad, el metro que te llevará a gran parte de ella. Tiene un costo de 5 pesos ( 0.28 dólares) . Aunque es bastante eficiente respecto a la gran masa de personas que lo utiliza, se nota su desgaste. Recomiendo evitar las horas pico, donde puedes pasar mucho tiempo atrapado en poder abordar un tren.

Un tema bastante inquietante es el acoso femenino. Aunque no lo viví tan fuerte en primera persona, sí algo me llamó mucho la atención: además de trenes y buses exclusivamente para mujeres, en general no llevan vestidos, escotes o ropa demasiado ceñida. Eso te puede dar una idea general del acoso vivido en el transporte público.

 También existe el metrobus, que son buses que transitan por vías exclusivas (Algo así como el Transmilenio en Bogotá o el Transantiago en Chile), con paradas definidas. También tienen un costo de 5 pesos y permiten evadir el metro en horas punta. También hay peceros, que son una suerte de buses muy pequeños ( mis amigos más alto o se sentaban o iban doblados todo el camino) . También existen taxis, uber y otras aplicaciones. Recomiendo en caso de ser posible ocuparlas, pues, los taxis suelen cobrarte más, más aún si te sienten un acento extranjero. Aún así los taxis son muy baratos, tanto que un camino de 45 minutos, te puede salir unos 200 pesos mexicanos, equivalentes a 11.26 dólares.

mexico 4

Sin embargo la reina universal de mis viajes, es la bicicleta, por lo que fue y siento que es la mejor manera de conocer Ciudad de México. Aunque es caótica y hay mucho tráfico, suele ocurrir que a diferencia de otros lugares como Santiago de Chile o Medellín Colombia, la gente suele respetar el paso de los ciclstas o de otro transporte, insisto, en este caos orquestado. Como lo puedo explicar mejor: en 4 meses y medio, jamás alguien me puteó o estuvo a punto de chocarme tocando la bocina y bajándose del auto culpándome y retándome por ello, como sí podría ser común en las ciudades antes mencionadas. Hay como un acuerdo tácito que el que pasa primero y con más convicción pasa.

 En México la gente en general, no respeta mucho semáforos, ni hablar de señalizar al doblar o hacerlo por la pista más cercana a doblar si lo puedes hacer por la tercera o cuarta vía . Puedes ver sin problema alguien retrocediendo 3 cuadras como si nada, pero en general, para bien o para mal la gente no alega y prefiere darte el paso si vas de manera a la defensiva o pasar primero sin ninguna señalización, pero sin mayor reclamo. También otro tema para tener en cuenta si eres extranjero: a veces, durante las noches, los semáforos dejan de funcionar de manera normal y empiezan a quedar sólo en rojo intermitente. Eso quiere decir que las personas pueden pasar, usando el tino para pasar (Sí, también me parece una locura, sobre todo en ese lugar).

Alimentación

Creo que uno de los ítems más importantes y maravillosos de la ciudad es la comida. No sólo porque México tiene una variedad gastronómica tan grande que suele estar entre las mejores comidas del mundo, sino porque además es barata, se puede encontrar en cada esquina y es alta en tradiciones ancestrales.

Algo aún más genial, es que son muy importantes los tiangus ( ferias) y mercados, por lo que los verás en una proporción mayor a los grandes supermercados. Encontrar fruta y verdura es fácil, barato y fresco. Recuerda sí lavarlos muy bien, ya que la hepatitis y el cólera no están totalmente erradicados y el uso de agua potable, es solamente embotellada y comprada.

Para darte algunos precios de referencia, puedes encontrar una comida corrida ( osea almuerzo, que incluye entrada, 2 tiempo ( normalmente arroz o fídeos) y plato principal más jugo/ agua de frutas) y a veces postre, además de tortillas y salsas, por 55 pesos, equivalente a 3.10 dólares.

Mi recomendación es que prueben las garnachas típicas como sopes, gorditas, tlacoyos por algo así como 10 pesos (0.56 dólares) y que por supuesto y sin lugar a dudas prueben los tacos al pastor, los tacos árabes y las quesadillas con huitlacoche ( No olvidar pedir que les echen queso, porque aún que parece obvio que na quesadilla lleve queso , porque en Ciudad de México, no es obvio). Uno de mis lugares favoritos para comer es como todas las esquinas, pero mis favoritos:
Tlaquepalque en el centro, hamburguesas al carbón del Parque Pushkin.

mexico 12
Huitlacoche, tan feo y tan rico ❤

Lugares imperdibles

Aunque mi fin no es ir de vacaciones, el primer mes me di el permiso de ir a todos los lugares típicos: Zócalo, Bellas Artes, Museo de Frida Khalo en Coyoacán , las pirámides de Tehotihuacán, Xochimilco.

Zócalo: es una de las plazas más grandes del mundo y tiene dentro de sí la catedral, el palacio de gobierno y otras tantas oficinas y cercano a varios museos. Es una explanada donde hay muchísimos eventos masivos, a donde parten o terminan las marchas y un espectáculo de noche por las luces que ambientan el lugar. En este momento está en remodelación, durante el día se pueden ver vendedores ambulantes, vendedores de tours y algunos rituales mayas, los que incluyen una limpia por 20 pesos (Obvio que me hice como 3). También es muy importante mencionar que a un costado de la catedral, están las ruinas de lo que habría sido un templo indígena, sobre el cual se habría construido la Catedral ( como en la mayoría de los centros religiosos en Latinoamérica y en el mundo, por lo demás)

mexico 20
Arriba Zócalo, abajo de fondo la Biblioteca de Unam

Bellas Artes: El palacio de Bellas Artes en plena avenida Juárez y a pasos de la Torre Latinoamericana (en su momento una de las más altas de Latinoamérica), una de las postales más hermosas en el paseo por Ciudad de México. Alberga varias colecciones permanentes, entre las que destacan obras tanto de Diego Rivera como de Orozco. El día domingo es gratis.

Museo de Frida Khalo: La famosa pintora, que vivió su vida entre los sufrimientos que le causaba su cuerpo y su amor por Diego Ribera, tuvo una casa en Coyoacán que también fue su taller y lugar donde coleccionaba distintos arminículos. Un imperdible para sus fanáticos, es importante tener en cuenta sacar el ticket por internet, pues si no te puedes exponer a una fila hasta de 4 horas. El valor es de 40 pesos (2.25 dólares)

Teotihuacán: México era efectivamente una laguna como dice la canción, donde entre muchos pueblos, también llegaron los aztecas. Ellos ( o sus esclavos) habrían construido unas pirámides impresionantes e impactantes, ubicadas en las afueras de la ciudad. Si te quieres conectar con la historia azteca y con sus construcciones, es un imperdible. Ojo: Aunque no te gusten los sombreros o los bloqueadores solares, es un indispensable, porque es tanto pero tanto el sol que te puedes hacer daño si no.

mexico 5
Teotihuacán

Xochimilco: ¿Ya dije que México era una laguna? Bueno, por esta misma razón que siempre hace pensar en un acabo de mundo el día que un gran socavón se coma a Tenochtitlán, es que aún se pueden ver en Xochimilco, canales por los cuales andan barquitos llamados trajineras, utilizando tal vez la manera más tradicional en que se movían los antiguos habitantes de la ciudad. Hoy las trajineras son además un atractivo turísticos por sus colores, pero sobre todo porque arriba de ellas, la gente puede ir de fiesta mientras hacen el recorrido. Hay un valor oficial por hora  por trajinera y no por persona, así que ojo ahí. Muy importante es reconocer este lugar no sólo como trajineras: recomiendo conocer la plaza de Xochi, donde se pueden encontrar nieves o helados, hechos totalmente de manera artesanal , a mi juicio los mejores que he comido en 32 años de vida.

México es fascinante y un imperdible si quieres conocer de la historia latinoamericana en general, una teleserie que hay que ver.

mexico 18
Baile intenso en las noches de DF
mexico 25
Cuando fuimos a la Lucha Libre en el Arena México y la vida parecía ser feliz

PD: Y me es indispensable separar México de un playlist básico, que incluye además de los clásicos mexicanos como Luis Miguel, Juan Gabriel o Lucerito, temas tradicionales de la Banda Huentli, músicos que fueron muy importantes para conocer un poquito sobre el mundo náhuatl y cómo era Ciudad de México hace siglos atrás y como muchas de esas costumbres siguen hasta hoy, de la mano tanto de ellos como de las organizaciones sociales a las que se vinculan.

mexico 7
La Banda Huentli en una actividad súper hermosa ❤