Aprender, Talleres

Preparando tu primer viaje sola

¿Cuántas veces decidiste no viajar, porque “Cómo vas a viajar sola”?

Viajar Sola por Latinoamérica es posible y hay muchas formas de hacerlo: ir de vacaciones,postular a becas,a través de estudios, trabajar, hacer voluntariados, trueques, vender cosas en el camino o a la vuelta, hacer actividades para un viaje específico, convocatorias, pasantías, residencias y un largo etcétera.

¿Qué debo llevar obligatoriamente y que no? ¿Qué tan inseguro o caro puede ser? ¿Qué otras formas hay de viajar que no he considerado? ¿Qué logística utiliza una persona que con pocos recursos los optimiza y lo pasa increíble?

Durante una tarde, no sólo hablaremos en concreto de todo lo que necesitas: programarás tu próximo viaje, ya sea que lo tengas en concreto, listo y definido o sólo en mente o ni si quiera lo hayas considerado hasta ahora.

¿Y por qué crees que puedes hacer un taller de esto?

Llevo 17 años desde mi primer viaje al extranjero (Canadá) y casi 10 de viajar constantemente por latinoamérica sola. Quién me ha leído o escuchado, sabe que por peripecias no me he quedado: accidentes,quedar varada, envíos de platas retrasados, viajes en bus-moto-caminetas-taxi-lancha y un largo etcétera. Pero también que lo he pasado muy bien también 🙂

He viajado por distintas razones y formatos y con distintos presupuestos. El último año y medio he viajado por meses por México, Colombia, Perú y Brasil sola. Antes he viajado por Argentina, Bolivia y eso me ha permitido además de conocer otras realidades, aprender distintos métodos, técnicas, datos, rutas, formas de ahorrar y trabajar mientras viajo. La idea es traspasar esta experiencia, pero en un formato taller, para llevarlo a viajes en concreto de otras personas.

El taller, tiene un valor de $10.000 p/p y será en Santiago ( Estamos buscando la fecha para el de Valparaíso). Habrán un par de concursos para cupos gratis. Acá te dejo el link de fb con más información. 

Para inscribirte, debes escribir al mail comunidadviajarsola@gmail.com , ahí te envío los datos.

 

Anuncios
Alojamiento, Lugares Imperdibles

Hostales en latinoamérica

Soy muy fan de los hostales/hostels.

Por lo general tengo viajes de muy poco presupuesto, por lo que en la medida de lo posible, trato de quedarme en casas de gente conocida o acceder al sistema de hostales, aunque generalmente como voy trabajando on line y/o me gusta manejar mis tiempos y seguridad, me sale más práctico quedarme en esta última opción.

Los hostales o hostels, son estos sistemas de alojamiento bueno, bonito y barato, donde por lo general viajeros pagan por una cama, en habitaciones donde hay varias personas, de ambos sexos (hay algunos que tienen habitaciones “sólo de mujeres” también). Tu estancia por lo general incluye ( o por un pequeño precio) desayuno, acceso a internet, toalla, ducha, cocina, lockers para guardar tus cosas. Todo eso hace que viajar pueda salir infinitamente más barato que pensar en una habitación de un hotel, una habitación privada o en otros sistemas de alojamiento pagado. Algunas veces tienen sistemas de voluntariado, en el cual cambias trabajo por alojamiento. Esto también te puede sonar raro, pero cuando andas viajando lento, por semanas o meses, te puede resultar súper conveniente ahorrarte este item, a cambio de algunas horas semanales de hacer labores como recepción, aseo, preparar desayunos, hacer murales, clases, bar, redes sociales, fotografías, etc.

Sé que de una suena a veces medio jipi “¿Cómo voy a dormir en la misma pieza con un montón de desconocidos medio en pelotas?” También me pasó al principio, pero con el tiempo y sobre todo con el presupuesto, uno tiende a acostumbrarse e incluso, a encontrarles la gracia. Hoy por hoy, varios de mis mejores amigos, los conocí así.

Otros Beneficios

Además de la economía y de la comodidad para trabajar, creo que hay un montón de factores más que hacen que el hostal (casi) siempre sea una buena opción para mí.

He tenido obviamente distintas experiencias. Me he enamorado y he desenamorado, tal vez todas las veces. He cocinado, he carreteado, me ha tocado que gente esté tirando cerca (?) mío, he comido durante días gracias a que otros cocinaron demás, he cocinado para otros encantada. Me ha ayudado mucho a sanar el corazón la quietud y la buena onda de esos lugares. Me he pegado hongos (importante nunca olvidar las hawaianas), me he bañado con agua de todas las temperaturas. Me he hecho amigos para toda la vida, me he sentido tremendamente feliz.

Para viajar sola además, para mí es vital tener lugares cómodos para ir compartiendo con otras personas sobre todo cuando trabajar on line puede significarte un encierro importante (no todo es soledad, ¿eh?), sentirme segura, volver después de distintos trayectos. Tener lugares que ya sé que lo pasé bien y he vuelto más de una vez y me han servido para quitar presión al estrés propio de cualquier viaje y claramente ha servido para recomendárselo a amigos y amigas, donde también han tenido impresiones similares.

Acá dejo mis recomendaciones de distintos lugares que ojalá te puedan servir. Todos buenos, bonitos y baratos (ninguno supera los 15 dólares), en México, Colombia, Perú, Brasil y Chile.

Ciudad de México: Regina

mexico-4

He contado muchas veces que me iba a juntar con un amigo de un ex ( error, siempre error) que me dejó plantada. Me vi de noche en plena Ciudad de México, sola, ninguno de los hostales en los que me había quedado tenían cupo. Menos mal que recordé que había otro más alejado y así llegué a Hostal Regina. Cerca del Zócalo, de varios estaciones de metro, caminando a museos, Bellas Artes, etc.

Varios pisos, una terraza que es un bar. Una cocina que no era tan cómoda, pero hacía que la convivencia se desarrollara entre los visitantes. Después que nos fuimos, se transformó en un teatro y ahora volvió a ser un hostal. Por lejos, uno de los lugares donde fui más feliz en Ciudad de México, volví al menos unas 4 veces.

Dirección: 5 de Febrero 53 Ciudad de México
Cerca del Metro Zócalo, Pino Suarez.

Bogotá, Colombia: Candelos

candelos 3.jpg

Llegué por casualidad porque no encontraba el hostal en el que había reservado. Un hostal pequeño ubicado en el céntrico barrio de La Candaria, con pocas camas, habitaciones compartidas de no más de 4 personas, con colchones y almohadas muy confortables. La ducha de la izquierda del segundo piso es la mejor jijiji. Tiene una terraza que es el bar del hostal, donde a veces se realizan actividades.

Tanja, la dueña es un amor y al ser mujer tiene un ojo puesto en detalles. Fui voluntaria del Hostal Candelos un mes viendo las redes sociales y celebré ahí mi cumpleaños. Vale la pena probar los canelazos, la tranquilidad del comedor y la vista maravillosa que tiene la terraza a una de las vistas más impactantes de Bogotá: hacia los cerros Monserrate y Guadalupe.

Dirección: Cr 3 12c- 94 – Bogotá

Cerca del Metrobus Aguas, del Chorro de Quevedo y de la Plaza Bolívar.

Lima, Perú: Che Lagarto.

38032728_2034255596592886_5715431689388294144_n.jpg

Parte de la cadena más grande de hostales de latinoamérica, Che Lagarto Lima es uno de estos lugares donde a pesar de ser bastante normal y muy la media de los hostales, tiene 2 caracteristicas: Muchos latinoamericanos, buenos espacios para poder trabajar y lo mejor de todo ¡Desayuno con tostadas ilimitadas! Yo que soy un saquito roto eso fue muy importante ahahah.

La gente que trabaja en el lugar es muy buena onda y eso hace que estar ahí sea un placer. Me enseñaron a hacer ceviche, me consolaron cuando lloraba porque no me pagaban de Chile y supieron ser pacientes con nosotros, nuestras bicicletas y cambios. Totalmente recomendado.

Dirección: Pasaje Shell 121 Barrio Miraflores, Lima

Cerca de Shell, Larco, Arequipa, Parque Keneddy (Pleno Miraflores)

Medellín, Colombia: Wandering Paisa

Debe ser por lejos en el mejor hostal en el que he estado y buena relación precio/calidad.

Amplio, terraza, una exquisita cocina, bar. El ambiente es como medio, como que puedes pasarlo bien tipo party hostel, pero tampoco destrucción, pues a cierta hora, todo vuelve a la calma y no permiten que haya bulla en los dormitorios. La gente que administra el mismo es muy buena onda y hemos seguido en contacto en el tiempo. Para la primera vez que fui me habían ofrecido ser voluntaria y quedarme, pero me dió sustito. La segunda vez me habría quedado la vida, pero habían unos festivales que me atraparon.

Ambas veces, encontré gente increíble con la que me encontré creo que mucho, porque el lugar da para compartir con la gente.

Wandering Paisa ha sido y seguirá siendo mi opción si vuelvo a Medellín

El café, muy colombianamente, es ilimitado.

Dirección: Calle 44a No 68A 76 -Medellín

Cerca del metro Estadio y de una de las zonas de carrete, cercano a supermercados y buena conexión con transporte. Lejos del centro.

Rincón del Mar, Colombia: El rincón del Francés

rincon

Cuando andaba buscando una playa cerca de los Montes de María, por ahí me soplaron que Rincón del Mar era una muy buena opción. En la zona de San Onofre, esta playa paradisíaca, es como la solución a todos los problemas que uno podría tener en la vida y si alguna vez he llorado admirando un paisaje, este es el lugar. Entre amigos y conocidos, es conocida una transmisión que hice desde ahí: realmente muy hermoso todo.

Uno de los lugares más baratos para veranear, tiene una terraza a unos pocos pasos del mar, unas hamacas y unas reposeras, casi metidas en el mar transparente. Tan pero tan tranquilo, que a diferencia de otras ciudades cercanas, puedes dejar tus dispositivos móviles, sin temor a que algo les pase. Una playa semi virgen, donde lo principal es el sonido de los lugareños antes y después de pescar.

El Francés y el lugar, “El Rincón del Francés“, hace que uno se sienta en casa, queriendo quedarse ahí. Quiero volver, pero para vivir una temporada y trabajar mirando el mar. Vale la pena comer pescados, conversar con el francés. Sólo se reserva a través de su sitio web o su mail, también está la opción de acceder a otras islas del golfo de Morrosquillo o hacer buceo.

Dirección: Rincon del Mar, San Onofre (Sucre)-Colombia. (Preguntar directamente)

Cómo llegar: Desde Cartagena en van, desde San Onofre en moto, desde Tolú/Coveñas, en moto.

Playa del Carmen, México: Enjoy Playa

playa

Llegué por casualidad a Cancún, por lo que no tenía nada muy preparado, además de carísimo y de otro perfil que no es el que quería ni podía vivir. Por ahí me dijeron que lo mejor era buscar alojamiento en Playa del Carmen, a unos 40 minutos de ahí.

Desde la misma van que me llevaba, vi un hostal. Me pareció bonito, la tipa de la recepción simpática y no me equivoqué, así que pagué inmediatamente 2 noches y me quedé otra más.

La terraza del Enjoy Playa es genial , porque ahí mismo tomas desayuno y la luz que da es genial. Los voluntarios con los que me tocó compartir, también geniales. El bar tranquilo, a sólo un par de cuadras de la playa y a la vuelta de donde tomas movilización para Cancún o Tulum.

Cartagena de Indias, Colombia : La Española

cartagena

Cuando fui, fue porque una chica con la que iba, se había quedado antes ahí. Nos acomodamos y luego me quedé varios días ahí mismo en la habitación porque tenía que terminar unos textos.

Al llegar la encargada me dijo que si llegaba con alguien me iba a cobrar un poco más, pero yo le dije que no se preocupara. Obvio que la señora sabía mejor que yo como es la cosa en la costa. ( y tenía toda la razón).

Dirección: Calle 30 de la media luna, #10-58. Getsemaní, Cartagena, Bolívar. Colombia

Cerca de la Ciudad Amurallada, en pleno barrio de Getsemaní.

Río de Janeiro: Misti

brasil

Aunque mi ida a Brasil no incluía quedarme en hostal, era lo más práctico considerando que se sumaba la Feña, con quién viajábamos al #100gurias100medo. Así que durante 4 o 5 días, me quedé en sus instalaciones, en el Misti más cercano a Copacabana ( tienen 5 en Río).

Buscamos uno que estuviera en promoción. Aunque no respetaron eso (buuu), fue bastante cómodo estar cerca de Ipanema y Copacabana, ir a muchos lugares caminando o en metro ( que lo teníamos al frente). Duchas lo suficientemente limpias, un bar, una cocina y un desayuno que aunque no estaba incluído, consideraba una buena dosis de comida (incluyendo huevos, frutas, jugo natural) que permitía despreocuparse del tema hasta el almuerzo.

Dirección: Rua Tonelero, 197 – Copacabana, Rio de Janeiro – RJ,  Brasil

Cerca de: Playa de Copacabana, frente al metro Siqueira Campos ( ojo, que Google Maps no te muestra esta estación de metro)

Valparaíso : Maki Hostels

Un amiga ( la misma que apareció envuelta en una bolsa de basura en portada de LUN para el terremoto de Nepal)me llamó, pues está colaborando con un hostal de Valparaíso pronto a abrirse. A su vez, estoy colaborando con ellos en algunas cosas 🙂

En pleno Cerro Alegre, a un par de cuadras de la Plaza Aníbal Pinto,en este caserón de varios pisos aloja, estará el Maki Hostel, hostal (o hostel, como dice su dueño) que espera ser pionero en varios temas: ofrecer a los viajeros voluntariados conectados con la comunidad, espacios “box” donde puedes tener mayor privacidad que en un hostal convencional; espacios mayores en sus camas que permiten que por ejemplo, una persona alta se pueda sentar sin quedar sin cabeza y en lo pronto, una agenda cultural en sus instalaciones.

Habrá una pre apertura el finde del 31 de octubre ( al día siguiente de mi cumple, jojojo) y muy pronto, la idea es abrir de par en par este verano. Andan a la búsqueda de voluntarios y trabajadores. Si estás interesad@, puedes escribir directamente a ch@makihostels.com.

También es importante mencionar que nos prometieron un descuento especial para las miembros de la (Comunidad) Viajar Sola, así que pronto hablaré de eso.

Dirección: Urriola 414- Cerro Alegre-Valparaíso

Cerca de: Plaza Sotomayor, Santander, Reloj, Ascensor Concepción.

*Si te gustó este artículo ¡Recomiéndalo! Si crees que puedes escribir acerca de lugares que te parecieron seguros/cómodos/buena onda para #viajarsola ¡Hazlo saber!*

Aprender, Idiomas

Como aprender inglés

No fue hasta octubre del año pasado, en Medellín, que por primera vez tuve la pulsión de aprender inglés.

Conocí en la cocina del hostal (la verdad no me acuerdo, pero es lo más probable), a un gringo: Ezra. Me pareció simpátiquísimo. Me habló con tanto amor de sus amigos, de sus hermanos, que intenté seguir conversando. Pero cuando quise hablar algo más que ” What are you doing? Where you from? ” , no pude. Osea, pude: los intentos entre poquitos de español que sabía él y lo que intentaba hablar yo y mucha buena voluntad.  O a ratos con un traductor on line o de otro chico que andaba por ahí esos días. Pero seguía siendo muy difícil, de manera muy atropellada, muy cansadora, muy frustrante.

La historia podría haber quedado en eso: alguien más con quién no hablé porque no sabías su idioma y chao.  O la gente con la que tienes buena onda, pero sigues el viaje y además de agregarte a Facebook o Instagram, un par de me gusta por aquí y por allá, nada más. Quería saber qué pensaba esa persona sobre algunos temas que en mi cabeza son urgentes a la hora de conocer cualquier persona por estos días:  los viajes,las motivaciones, las organizaciones sociales y las causas sociales, el feminismo, la música o sobre mi recurrente pregunta “¿Qué es lo que te hace más feliz hacer en la vida? ¿Pero lo que más-MÁS?” y NO PUDE. No pude tanto, fue muy somero, muy escueto. Era difícil encontrar las palabras, pese a hacer mi mejor esfuerzo.

Pero durante una semana, hicimos el intento de conversar.

Nos despedimos con la idea de seguir en contacto, de perfeccionar cada uno el idioma del otro, de hacernos bullyng, hablar de comida y hemos formado una amistad de unos 9 meses y contando.

Es así como me obsesioné ( uy, qué novedad) con aprender inglés.  Un poco a partir de querer conversar con Ez, pero también pensar que hay un montón de personas interesantes que me las estoy perdiendo por no saber un idioma.

Pero también porque como siempre,  es mi lema “Me gusta escribir y todo lo demás es una excusa barata”. Y que si pienso, lo que más me gusta es escribir-comunicarme-conversar y hay un montón de gente que no me está leyendo-no estoy conversando-que me estoy perdiendo porque no estoy escribiendo ni hablando en inglés. Y que tal vez si escribo en otro idioma, mis ideas serán ordenadas de manera diferente o saldrán ideas nuevas. Que también quiero algún día no tan lejano seguir viajando y en un par de años (?) cruzar el charco. Que quiero trabajar en inglés. Que me inspira mucho Agota Kristof, escritora húngara que su primer libro fue en otro idioma y fue así que consiguió consagrarse.

Y sí, de siempre he tenido bastantes argumentos razonables para aprender inglés, pero esta vez fue que me tocó y eso estoy 🙂

Como partí

De entonces, han sido algo así como 9 meses y no todo el tiempo me dió el impulso por aprender. Han sido por épocas. Y mis mejores maneras ( o las que me han ido resultando) han sido estas:

  1. Primer impulso: Ya sin tanta promesa como cuando fui a Canadá, en mi subsiguiente parada, Rincón del Mar (Colombia) compré, en la única tienda grande que hay en varios kilómetros a la redonda, un cuaderno, 2 lápices de distinto color. Bajé un par de aplicaciones y me puse a leer y traducir 100 años de soledad y revistas, frente al mar caribe. Ayer de hecho veía este cuaderno y me reía de este primer esfuerzo.
  2. Segundo esfuerzo: Estaba una semana o dos, full apps, escuchando canciones en inglés, viendo series con subtítulos. Y luego pasaba un tiempo, me aburría y dejaba hasta ahí. Estuve de voluntaria en un hostal y 3 semanas full inglés todo el tiempo, después estaba en otro hostal más hispanoparlante y listo, nunca más hablaba inglés. Alguien me caía bien y le hablaba entusiasmada, se iba esa persona y chao. Intenté mezclar un taller de poesía de  Mauricio Redolés con escribir en inglés (también inspirada en su obra donde recuerda su paso por el exilio en Inglaterra y en un par de proyectos que hablamos) y en realidad, no me gustó el resultado de lo escrito, lo que quedó en limpio fueron sólo los textos en español.
  3. Me dieron ganas de seguir aprendiendo idiomas: Entre idas y vueltas anduve en Brasil y ahí dejé el inglés por retomar el portugués, aunque descubrí algo: tratar de mezclar ambos idiomas, me resultaba cómodo para ir aprendiendo de ambos sin pasar por el español.  Sin una idea totalmente clara de qué hacer, me embarqué en una nueva locura: tomar un curso de inglés.
  4. Tomar un curso de inglés: Busqué en todos los cursos que habían en el mercado y finalmente me decidí por uno en un instituto nuevo-antiguo ( Viene de otro instituto que se separaron los dueños). Me decidí por lo barato y porque queda a 30 minutos de donde estoy viviendo.Ese curso, que es bastante de conversación, me permite tener un método, frecuencia y metodicidad ( cosa que es lo que más me falta en la vida) que por más que pensé que era así no más, me ha ayudado mucho a re-aprender desde la base. Mucho. Lo recomiendo, pero por interno ( ni ahí con la publicidad gratis ahahah)
  5. Escuchar inglés: Una hora al día escucho la hueá que sea en inglés. Últimamente he estado pegada con las charlas Ted, conocidas por en pocos minutos hablar de distintos temas. Hay tanto traducidas como una aplicación para el celular. También tengo un playlist de canciones oreja que toda la vida he tarareado mal, traducidas al inglés y español. Mi idea hipotética es aprendérmelas.
  6. Armar 2 chats de practicar inglés: Aunque tiene distintas frecuencias, la idea de juntar en un whatsapp a gente de distintos lados y con distintas frecuencias ha sido un buen experimento. Desde uno muy activo hablando de temas como feminismo, a otro un poco más lento y más chistoso, donde se habla desde música, hasta bicicletas, pasando por actualidad nacional. Eso me ha permitido, que ayudándome por el contexto del día, adquirir vocabulario o el ejercicio de querer decir algo en inglés. Próximamente, la idea es llevarlo a un contexto en vivo, para hacer un club de conversación en inglés.
  7. Ver muchos vídeos de Amigos Ingleses: Debe ser la mejor recomendación que me han hecho al respecto. Una española y un inglés que hacer unos vídeos de cerca de 10 minutos, muy muy entretenidos y muy acertados en lo que uno quiere aprender cundo estás tomando un curso o quieres hablar con extranjeros. Dan ganas de seguir viendo y de pasada aprender.
  8. Aprovechar todas pero todas las veces que pueda hablar en inglés: Con mis amigos de otras partes, enviar audios, chatear con amigos que manejan bien el idioma o son angloparlantes nativos y básicamente también,  gringo que se me cruza en la calle que está perdido, Tinder (?), Couchsurfing, etc. y en realidad cualquier persona con la que pueda hablar en cualquier instancia y practicar mi fluidez.

Estas han sido mis maneras de aprender inglés hasta hoy. Si a ustedes les resulta, genial ¿Tienes otra manera? ¿Quieres recomendarme otra?

Ah: Y gracias Ez por el impulso, las peladas de cable y la intención de ayudarme a mejorar y corregir :* :* :*

Lugares Imperdibles

El café de Julio

1625533_10152227967358158_827586188_n

Cuando llevaba poco tiempo con el programa de radio, en los tiempos del fotolog, recibí una convocatoria para un concurso de cuentos de Asado De Costilla. El premio era un café en el Café Converseria Don Julio , donde el mismo Julio , el dueño, te servía un café.

Me llamó la atención por qué. De curiosa, busqué la dirección y me fui a dar una vuelta.

No me acuerdo de esa primera vez, menos de esa primera conversación, pero el lugar me voló la cabeza, al igual que el café. Las personas que iban ahí, las historias que se contaban y como yo, inmiscuída en el mundo de internet y las horas, podía perder (o ganar) la noción del tiempo. ¿5 minutos? ¿Todo un día? ¿Semanas?

café 2.jpg

Durante unos 10 años, volví tantas veces como no recuerdo. Conversé con políticos, filósofos, trapecistas, actores, rectores de universidades, estudiantes, luchadores sociales, periodistas, arquitectos. Con gente que con el tiempo supe qué hacían, porque en general, no tengo idea qué hace ni en qué universidad estudió o si estudió o no, pero sí sé como mira cuando relata algo que ama: efecto ojitos brillantes tipo Candy mirando a Terry o a Anthony. Sí sé, la cara que pone cuando lo agobia un problema terrible y urgente y se está cayendo y antes de caer fue a salvarse en un rato de conversación o cuando va a mostrar por última vez su tesis, su guagua nueva, su nuevo amor, su nuevo proyecto. Conversar, un ejercicio tan pero tan mágico, tan análogo, tan profundo.

Una de las últimas veces que fui, alguien dijo que después de Roberto-parte absoluta del inventario visual-yo era una de las personas más de ahí ¡wow, manso piropo! Ahí han salido parte de mis mejores ideas, parte de mis textos más queridos. Simplemente me he sentado ahí a que pase el tiempo cuando tirito de miedo o cuando algo increíblemente hermoso me sucede. Afuera malabareé con fuego, toqué gaitas, llevé a cada una de las personas más queridas a presentarlas y por supuesto, ahí conversé tanto, tanto, tanto, con la excusa de tomar un café y fumarme un pucho.

Sé que mi tema TT de hoy, el dolor de guata, se me pasaría en lo más inmediato que lo que quisiera, como también en esa sensación de llegar, a cualquier hora, desde cualquier lugar, en el estado que esté, a sólo decir “Un café, una empanada y un vaso de agua, por favor, por mientras, voy a fumarme un pucho afuera”, mientras discuto algún existencialismo de un personaje asesino de las notas de Roberto, o a escuchar al Shiappa tocar una melodía que nunca termino de entender o a dar una vuelta, o a contarle a Julio y a la Ana una nueva idea descabellada, mientras llega alguien más y cuenta o escucha, alternadamente, otra conversación pelacables.

café 3.jpg

Gracias por cada una de las personas que nos encontramos en ese gesto sencillo e iluminado de conversar sin títulos, sin convencionalismos baratos, sin tiempo, por el puro gusto. Gracias por haber hecho de ese lugar un refugio contra todos los demonios y todas las maravillosidades. Hoy, los eché tanto de menos, tanto o más que ese café y la borra en el fondo y sus efectos inmediatos y trágicos para con los dolores o para aterrizar luego de un momento intenso. Gracias.

Cómo viajar con, Sin categoría

Cómo viajar gratis (o casi)

De más chica, no viajé mucho. Primero, por plata. Segundo, porque siempre tenía muchas actividades y jamás me hacía tiempo. Mi familia no es para nada viajera y si lo hacía era por razones de mis actividades: retiros, encuentros mundiales, misiones.

Pero desde esa vez que se me puso en la cabeza ir a estudiar a Argentina, como en una suerte de epifanía, empecé a hacerlo una y otra vez. Lo primero que aprendí fue que para viajar, no se necesita plata si no la convicción y las ganas de hacerlo. Si fuera por plata JAMÁS habría viajado en mi vida y no lo seguiría haciendo como parte de mi reset natural. Entonces ahora viene la pregunta obvia ¿Entonces como? ¿Como es que siempre dices que no tienen plata y siempre te leo que andas viajando?

Acá está el secreto, mami:

Pucha que es boni el país de la cumbia. Guane, Santander. Colombia.
Pucha que es boni el país de la cumbia.
Guane, Santander. Colombia.

1. Trabajando en los lugares que voy o trabajando para el mío.

Varias ( Por no decir casi todas) no he viajado solamente por el placer de hacerlo, sino más bien para probar suerte cuando he pensado que es necesario ( Buenos Aires), a hacer una pega específica (Como la de blogger de viajes en Santander, Colombia), a dictar talleres ( Como en San Francisco de Cba. Argentina), entre otras. Trabajar en los lugares donde irás, por muy básico que sea esta pega ( Como garzona o “bachera”), siempre será un aprendizaje gigante de la cultura local. Lo otro es que escribiendo artículos para internet donde me pagan poco pero me pagan, como Community Manager o @delosmandados sigo gestionando cosas todo el tiempo, por lo que a pesar de estar lejos, sigo haciéndolo.  Sólo necesito que a los lugares que voy, pueda acceder a internet.

Lo otro es que me propuse, mientras más pueda, tener trabajos remunerados que pueda hacer en cualquier parte del mundo. Así que si quieres que escriba para tí, tu sitio, revista, etcétera ¡Hazme feliz, acordemos precio y voila!

Noviembre
Foto pésima de un sencillo taller, en un sencillo lugar, de un pueblo muy sencillo. Taller de Redes Sociales. Biblioteca Sn. Fco. de Cba, Argentina

2. COUCHSURFING

Una de las mejores ideas de redes sociales del mundo mundial. Uno, cuando es viajero, sabe que siempre es bueno ahorrarse unos $ . También que en más de un momento te dieron una mano u alojamiento o simplemente, no hay mejor cosa que conocer un lugar por sus propios habitantes y no por un destino turístico armado para ello.Es por eso que esta red social donde la principal idea es que te presten un sillón para dormir, por la buena onda de compartir o un paseo por la ciudad.Es así como tuve muy buenas experiencias en Buenos Aires, conocí a otro gran viajero y músico Pablo Aimi  y a un amigo colombiano que aunque no alojé en su casa, me mostró en  la ciudad otra cosa muy importante: las fiestas que hacían los que les gustaba la misma música que a mí. Yujuuuu

Fer, el colombian
Fer, el colombian Villa crespo, Baires 2010

3. Hacer dedo:

Debo decir que he hecho muy pocas veces en mi vida, pero las veces que lo he hecho, me ha resultado súper bien y me ha permitido, primero, llegar a lugares que no tenía como llegar de otra forma ( desde un pueblito olvidado en la 7ma región hasta Constitución 1 semana antes del terremoto). Ahorrar plata u conocer a la gente en otro contexto me gusta y pienso hacer un viaje pronto así si no me resulta otra forma. Admiro tremendamente a los que se lo han tomado como forma de vida como Nena de Los viajes de Nena y espero poder hacerlo más cuando viaje a mis próximos destinos 😉

IMG_0190
Cascada de Juan Curí. ¿Chicas? Esas hormigas que se ven, son los chicos que vienen bajando del torrentismo
Trabajando. Cañón del Chicamocha. Santander. Colombia
Trabajando.
Cañón del Chicamocha. Santander. Colombia

3. Gastando lo mismo o menos que en mi casa

Obviando los pasajes y la estadía, los gastos de comida en general se me reducen a menos de lo que gasto en Santiago. Vivo en una de las ciudades más caras en este item, por lo que todo lo demás me resulta súper barato. A esto le sumo que me voy en general por periodos superiores a 20 días, por lo que no es lo mismo gastarse en una semana la plata que no tienes, a “vivir” en un lugar un tiempo determinado. Si compras para ese tiempo ciertas cosas (Artículos de aseo, aliños, frutas, etcétera), no tienes que gastar adicional a lo que ya venías gastando. De hecho, aunque te parezca una locura, para viajar a bajo costo, es más barato “vivir” en otro lugar por al menos un mes que ir por una semana de “turista”

IMG_2559
Bueno, ahorrando en algunas cosas, uno puede comerse un alfajor que vale $990, pero que es de lo mejor que he comido en el mundo mundial. Si va pa allá, tiene que pasar por aquí Valdivia, 2014

4. Venta de Bodega pre y post viaje 

No tengo  muchas cosas ( digo, tengo hueás, caleta, cosas me refiero a electrodomésticos, herramientas, etcétera) porque justamente en cada viaje me he encargado de reducirlas por dinero que me sirva a la hora de viajar. ¿De qué me sirve tener cosas arrumbadas si eso lo puedo disfrutar hoy en otro lugar? Además, no soy muy apegada a ellas, siento que las cosas van y vuelven y las que fluyen vienen mejor después (Cosa que he aprendido a punta de costalazos, acarreando cosas que a la larga era más útil vender). Siento que me he transformado en una experta de estas ventas de bodega on line, incluso con amigos que se suman o que me piden que venda cosas por ellos. Fácil: Les saco fotos, las subo y por ventas superiores a 6 lucas, las voy a dejar a la casa en un radio que puedo hacer en bici. Y de un viaje siempre traigo cosas para vender, por lo que siempre van quedando cosas para vender inmediatamente después cuando me quedo sin plata o para algún otro momento ❤

Mueble shuer logo ashí, vendido en una de las súper ventas de bodega, piropeado y peleado por la gente
Mueble shuer logo ashí, vendido en una de las súper ventas de bodega, piropeado y peleado por la gente. Yo no sé qué tanto, pero a la gente le gustó.

5. Comercializar productos de la zona

Otra cosa que me resulta bastante para viajar, es comprar productos donde voy, la gente me transfiere una parte y arreglamos cuando vuelvo, con el mismo sistema de siempre: Me encargan, yo se los voy a dejar a casa u oficina en mi bicicleta. Así me pago los gastos ( por eso mismo traigo salmón ahumado de vez en cuando) y mi viaje se subsidia, sólo con mover ciertas cosas. Ojo: igual es en base a la confianza que ya me he ganado durante varios años al mando de @humitadomicilio

6. Cuidar casas

Me pasó hace poco: unos amigos viajaban, no tenían quien les cuidara a su gata en una casa olvidada en un cerro, el ideal para una bloggera con ganas de escribir un libro ( Ya lo terminaré, ya lo terminaré) lejos de la civilización, mientras terminaba una pega de unas reseñas, todo on line. Me prestaron su casa y fue una de las experiencias más exquisitas que he vivido últimamente: 3 semanas conversando casi exclusivamente con una gata, mirando un río. Demás que alguien que conoces tiene casa en la playa/ campo o va a ir de vacaciones y necesita que alguien se quede en su casa.

Mi compañera por casi un mes. Gracias por saltar encima mío y pensar que la soledad es bonita también
Mi compañera por casi un mes. Gracias por saltar encima mío y pensar que la soledad es bonita también

Sé que hay más formas de viajar gratis: Una beca, trabajo de voluntariado, irse a bailar caporal, irse en un barco, trabajar en una granja/campo, comer donde los Krishna, artesanía, malabares, música. Pero al menos, a mí, esto es lo que me ha resultado.

No todo es tan fácil

10 ejercicios para enfrentar el viaje y la soledad

Irse a la conchesumadre, implica además de fotos lindas en Instagram y en las portadas de Facebook,  solucionar problemas técnicos menos que básicos (Como ¿Tengo tenedor? ¿Tengo cama?), enfrentarse a culturas distintas (Que no comen pan sino tortillas y donde es preferible darte una mala indicación a parecer descortés), ecosistemas que funcionan muy distintos a los que acostumbras (Juntémonos a las 16:00 en tal lugar y no “alguna vez”), derribar mitos entre un país y otro, terminar largas relaciones de amistad/pareja/familiares/ violentas o desgastantes o afianzar otras que te parecen importantes o interesantes  y bajar de la nube y caer en la realidad de hocico bruces junto con todas las publicaciones que me encanta este país.

Es distinto viajar 2 semanas donde todo pasa rápido o cuando estás en un hostal donde todos están un poco en la onda de querer conocerte y abiertos a que los conozcan o estar en un encuentro de gente que hablan de lo mismo que te mueve a ti, pero…¿Cuándo ya pasa ese tiempo? ¿Cuando ya te viste una o dos veces con la gente que podías conocer o recomendada de amigos de amigos y como que no hay más excusas? ¿Qué hay después?

Estar en otro país

Hay cosas muy absurdas que te recuerdan que no estás en tu país y a veces es bacán, pero a veces no. La comida es un ejemplo súper concreto. Y no es sólo la comida en sí, uno lo puede tomar a la ligera, si la comida es muy rica: si quiero cocinar, no hay de lo que me parece obvio que hay en todos lados. Hay otras cosas que no sé como se preparan, menos como se llaman para buscarlo por internet. Desde manjar, pasando por aliños o verduras. TODO.

O salir a la calle y no encontrarse a nadie, y peor aún: no conversar con nadie en días. O no saber qué actividades hay, porque en verdad hay millones , pero y obvio, no ir porque  o no tienes idea (porque no sabes tan bien como y dónde buscar) o las distancias agiladas que habría que recorrer para ir son larguísimas o simplemente no tienes la plata para esas porque tienes que empezar a comprar cosas tan absurdas como todo o ya te pasaste en la hora tratando de buscar o tenías que llamar por teléfono y todavía no puedes hacer funcionar el teléfono de acá.

Desde muy chica soy muy sociable, por lo que esta sensación de no saludar , no encontrarme por días con nadie,no conversar, me resulta súper frustrante. Esta ciudad es  grande y también no se me ha hecho tan fácil quedar después de una segunda vez con ningún mexican@, a diferencia de con chilenos que viven/están por acá o de otras nacionalidades. ¿Tanto les cuesta juntarse o no quieren y por qué? ¿Es tan pero tan falso el “Cuando vayas a mi país, te voy a mostrar mis lugares favoritos”o es un tema cultural más exacerbado que en Chile de una eterna promesa de “en la semana” que nunca es totalmente real? ¿Es lo mismo que me pasaría en cualquier país o tiene que ver con que es distinto viajar un par de semanas estando en un hostal que viviendo en un lugar que no es tu país, ni tus costumbres, ni tus amigos?

Me viene una autorabia no conmigo sino con lo que haría y he hecho ¿Qué haría yo si me conociera? ¿Me trataría igual? ¿Me caería mal? ¿Mi afán de las invitaciones se vió superado y ya no lo volveré a vivir (invitar y ser invitada)? Es que a veces me entra la rabia y no lo puedo creer ¿En serio a nadie le tinca salir a mostrar la ciudad como lo he hecho millones de veces con personas que ni conozco por el puro gusto de hacerlo y de hacerlos sentir bienvenid@s? ¿Nadie invita a cosas a gente que sabes que está aquí?

Hay otras cosas más absurdamente emotivas que echo de menos: abrazar a mis amig@s con una melosidad digna de final de película, ir a bailar (a mi lugar favorito básicamente, con sus resguardos, demonios y marcas de pisco), ir a tomar mi café favorito  en una conversación sin tiempo, conversar de otras cosas que no sea por pega o casi. Echo de menos incluso las cosas/personas/situaciones que ya no quiero en mi vida y eso sí que es triste. Es como que una mala droga esté ahí al alcane de tu mano y estar batallando por no recaer.

Además trabajar por internet para Chile no ayuda en esto ( sí en otras cosas como el mantenerme, obvio) 😛 . Puedo quedarme todo el día encerrada, sin que me relacione con ningún humano.

Kit de supervivencia sicológica básica

Para no sucumbir ante la soledad y sus locuras (ya me he visto en esa) y volverme deprimida y terminar en el aeropuerto llorando al teléfono con sólo ganas de irme de vuelta YA, he desarrollado un plan de 10 ejercicios que me permitan mantener la cabeza en orden o como llamó un amigo Seba, también viajero , para la supervivencia sicológica “Me voy a la CTM Starter Kit”

1. Comer de manera equilibrada. Parece obvio, pero esta hueá me cuesta muchísimo, porque estaba comiendo en horarios pésimos, no cocinándome, además ODIO (ODIABA?) cocinarme sólo para mí. Cocinarme a diario, no saltarme comidas, disfrutar de ello. Proveer de agua (aquí el agua no es potable) y beberla a diario como una obligación. Preparar verduras, guardar lo justo. Recordar que estoy pobre y no puedo gastar demás.

2. Restringir casi al 100% pelotudeces que no necesito. Tengo un vestido, 2 faldas, un short y así muy pocas cosas. Aún así, todavía tengo desordenado, estoy trabajando en ello. El vino chileno Carmenere está considerado en “necesario”, así que de eso tengo al ladito del mezcal.

3. Juntarme a conversar al menos una vez a la semana con gente real, que pueda ver sus facciones de frente. Me frustra mucho ver a la gente sólo una o dos veces, pero bueno, no sé ya como funciona la gente acá. No incluídos los segundos de espera entre que conversan conmigo y están muy ocupados contestando un mensaje de fb (que por lo demás, cada vez me apesta más esa situación).

4. Ir al menos a un evento semanal, que me permita conocer a otras personas y tener conversaciones para la vida. Así poco a poco he ido contactándome con gente interesante que no habría conocido de otra manera. Así que sigo atentamente eventos en FB de mis conocidos o a través de plataformas como Eventbrite o Meetup , que permiten encontrar eventos por intereses particulares, sin olvidar los encuentros de gente por Couchsurfing u otras páginas de viajeros.

5. Llamar, mensajear, mandar y recibir audios: He sido en general poco dada a las llamadas por teléfono en la vida ( De hecho, por lo general son de auxilio o por pega, odiaba hablar por teléfono), pero acá me es imperativo conversar. Conversar con mis amig@s de siempre casi a diario y al menos enviar 2 mensajes semanales a gente random que me acuerdo para pelarle el cable del viaje y de una súper revelación que tuve mezclada con alguna conversa que tuvimos, con alguna música que escuchamos o un innumerable etcétera. Vayan a perdonarme ustedes.

6. Escuchar música cada día Súper obvio, pero en realidad la música siempre me saca de cualquier momento raro. Así que aunque sea envasada o arrancarme a cualquier concierto que me parezca genial y que sea gratuito o casi, siempre es un momento que agradezco demasiado. Además echo de menos que parte de mi trabajo sea ir a escuchar música.

7. Obligarme a salir al menos una vez al día Como en este momento que llevo más de 48 horas encerrada. Me acabo de poner mi único vestido y me estoy echando pa la calle a tomar aire (o lluvia, como es el caso del verano mexicano).

8. Escribir, aunque no publique Las mejores cosas según yo, son esas que no he publicado, porque justamente necesitan madurar. Pero escribir, escribir, escribir. Mucho.

9. Publicar, para ver si está llegando lo que en verdad quiero expresar Seguir escribiendo hasta la muerte y cuando tenga ideas que pueda desarrollar en la medida que la gente hace feedback, lo publico en mi fb y después lo tiro pa acá, como en el caso de este post.

10. Dibujar Mi último deporte favorito, que hace que salgan otras cosas que no salen escribiendo. Un nuevo amor en la vida, del que todavía tengo demasiada curiosidad y ganas de seguir aprendiendo.

¿A alguien se le ocurre otro ejercicio (yoga y meditar me parece grandioso, pero no me seduce) para mantener la mente tranquila cuando estás realmente sol@?

Conste: No echo de menos todo el tiempo, me encanta estar acá, pero hay días-como ayer, como anteayer, como hoy-que lo único que quiero es estar en mi “casa”, llamar a alguna amiga para decirle que voy pedaleando a su casa, a simplemente abrazarnos, conversar y quedarme dormida en el sillón (como siempre), sabiendo que una frazada me va a tapar y que nadie me va a decir nada, porque saben como soy, saben que me canso y me quedaré dormida en el momento justo que esté acomodándome ahí. O irme al café, a simplemente contar historias y fumar y tomar café y reírme hasta las carcajadas más sonoras y que se escuchen a una cuadra. O ir a bailar hasta que me den calambres, sin pensar que alguien me va a querer hacer algo malo, encontrarme con gente, tomar lo mismo de siempre, reírme de los mismos absurdos de siempre.

PD: Sí me conoce, sabe que esto puede que me dure hasta hoy, salga, me pase algo extraordinario y olvide esto. Pero así lo siento y estoy segura que a la gente que ha vivo en otros lados también les pasa ¿Verdad? #díganmequesíporfavor .  Si no me conoce, puede que encuentre exagerado, de una loca de mierda, pero no me importa. O al menos, por hoy no me importa.Chúpenla con mayo y con el viento en contra.

Cosas que debes saber antes de ir a

10 things you must know before coming to Santiago de Chile

Nota: Esta es la traducción de Raúl Aliaga del post  “Cosas que debes saber de Santiago antes de venir” post más visitado de mi humilde blog que está en este momento en mantención (Gracias huachito!). Si tienes alguna duda o comentario, no dudes en contactarme. Lo mismo si quieres colaborar con esta humilde info para los recién llegados y traducirlo al portugués,francés, alemán, creolé, etc :).

Nota 2: Este post fue escrito originalmente hace unos años, así que algunos precios pueden variar)

I have met many expats in my life. It has happened me that they know more than I do, because they have read a lot before coming. Or to see them to be always paying attention to the details of their stay, such as very basic explanations that if you’re not from here you won’t understand, like sayings, jargon, etc.

foto1

Moreover, I’m a santiaguina, I have lived almost all my life here and because of the things I do (being “The Errands Girl“, for example), I also know a lot about streets, good but cheap places to eat, where to buy or who to call if you need something.

I hereby list only ten things that might come in handy if you come here for holidays or to spend some time in Santiago. If that’s the case, reach out to me, we might get some coffee and I can show you around the city ;).

Image of Santa Lucía Hill (or Huelén), reachable by subway through the station with the same name. I won’t talk in the post about this, because you’re going to be told about it in aaaaall the traveler guides.

  1. The “Alameda” doesn’t exists. It’s possible that many people will tell you about “Alameda” as a street, and you won’t ever find a sign that calls any street with such name. It’s “Libertador General Bernardo O’Higgins”, the main avenue in Santiago, where also lies the Line 1 of the subway (Metro, colored red). Towards the east continues as “Avenida Providencia” or “Nueva Providencia”, and towards the west, continues with the name “Pajaritos”.
  1. The most typical (fast) chilean food it’s not cazuela neither humitas. An “italiano” (italian) is a hot dog with smashed avocado, chopped tomato and mayonnaise. It’s one of our typical fast foods. Where to have the best ones according to me? In my ranking: Pikachu (small cart in Pio Nono and almost crossing with Bellavista, in Recoleta, Santiago). Portal Fernández Concha (Compañía between Paseo Ahumada and Estado), Dominó (It’s a “fuente de soda”, like a diners, located in several places as its own place or within malls). PS: If you want to try humitas, talk to me.
  1. Transportation. To use public transportation, you must buy a card (just like in any public transportation system in many countries) called BIP, that costs 1350 pesos, and it’s sold at all Metro stations or at the Centros BIP. With it, you can charge it only in multiples of 500 pesos with a minimum of 1000 pesos, at the selling points or at any other associated stores that enable to charge BIP cards. With the BIP card, you can travel by bus (we call them micros here) and by subway (we call it metro), up to 4 different rides with transfers within 90 minutes. If more than one person uses the same card in the same transportation within those 90 minutes, you cannot transfer without being charged again. At the Metro you can buy tickets for single trips, that have different prices on rush hour (hora punta) or non-rush hour (valle).

The public transportation system includes Micros, Metro, colectivos (cars that travel between two specific points for a flat rate) and taxis/cabs. Micros work on a system of troncales (buses that travel long distances) and alimentadores (“feeders”, buses that travel short distances) that generally start or end at a Metro station, in a system very similar to Transmilenio (from Bogotá, Colombia). Colectivos are cars with a capacity up to 4 persons, that go through stablished fixed routes. They usually end or start their routes at a Metro station. You can see the routes at the Transantiago Website.

The Metro currently has 5 lines that connect you to several comunas (cities within the metropolitan area, Santiago city). If you stay around downtown, most probably you’ll only use the red and green lines (Line 1 and Line 5). It’s quite simple to understand and it will take you to the main places and attractions on the city.

Line 1: Red

Line 2: Yellow

Line 4: Blue

Line 4A: Light Blue

Line 4: Green.

(Yes, there’s no “Line 3”).

If your preferred option is to ride a bicycle, the people from Bicicleta Verde rent bicycles, and they’re very well located (Loreto with Santa María, near the Museo de Bellas Artes, and near the Metro station with that same name). On the other hand, if you come for a prolonged stay, you can buy one in San Diego, at the Bio Bio market, or if you like something more vintage or “custom made”, you can go to Ayala Bicicleta, that works with restored bicycles.

  1. Places that no paid-for tour will take you to, and that you must visit. If you are the kind of person that likes to visit what tours won’t tell you, and you want to meet the real Santiago, then I’m telling you which are the places you must visit.

Bio Bio: It’s an area that includes Barrio Franklin, where there are shops that sell all kinds of items. It’s a collection of several warehouses and streets, some of them by theme (antiques, furniture, etc) and it’s an excellent weekend excursion. I have Argentinean friends that buy everything they find, because if you look for tech gadgets, vinyl records, artefacts, books, make up, clothes, sport gear, etc, you will find it (actually, everything and anything is here). How to get there? Metro Franklin (Yellow line), on a bicycle or with micros such as the 301.

Barrio Yungay: Also known as “Bello Barrio” (Beautiful Neighborhood, as in Mauricio Redolés’ poem), is the second most traditional neighborhood in Santiago after the historical center, and it’s located within what’s called “Gran Yungay” that includes Barrio Brasil, Concha y Toro and others. It has many cultural centers and museums (Museo de la Memoria, Galpón Victor Jara, Biblioteca de Santiago, Taller Sol just to name a few), a lot of artistic activities (I recommend the cuecas on Tuesdays at Plaza Yungay and the Fonda Permanente) and a lot of immigration history, past and present, is alive on the different ingredients of Peruvian, Colombian and Dominican cuisine. Sunday’s fair is on Esperanza street, and specially the small merchants selling their stuff like at a Flea market or a garage sale, is one of the most fun attractions on Santiago’s downtown. To find lodge in this neighborhood is to be very close to the main area of downtown, the Barrio Universitario, close to parks such as Quinta Normal and Parque O’Higgins, and close to the cozy neighborhood life there. How to get there? Metro Cumming or Quinta Normal (Green Line), República or ULA (Red Line). And bicycle!

Plaza Libertad de Prensa (“Freedom of Press Square”), better known as “Plaza Concha y Toro” (on the background, what it once was my home for a few months and my ex mini cic bicycle, stolen by a bad man).

foto 2

La Vega: It’s the most central Farmer’s Market, where you can buy vegetables, fruits and groceries for homes and commercial stores or restaurants as well. There you can find things for your kitchen at a very good price, and you can also eat very tasty things. I recommend to eat “Donde la tía Ruth”. For 2000 pesos you can eat until you’re tired, for example, fried fish. WARNING: It’s not the most cheap place in the world as they will want to sell to you, because for that you can go to Lo Valledor or the ferias in surrounding comunas of the city, but it is a good deal and of better quality that any random supermarket. TIP: Go there before 10 AM with friends so you can buy in bulk, you can save a looot of money. From early morning the trucks that sell stuff get there and everything is cheaper.

  1. Where to live if I’m coming as an exchange student? In Santiago we are 1 hour and a half away from the sea, and 1 hour and a half away from the snow (in winter). If you’re coming as an exchange student or for a prolonged stay, I recommend you to live in centrally located comunas (Santiago Centro, Providencia, Ñuñoa, Recoleta) that allow you to get around on a bicycle, saving time and money. It will also allow you to be near Intercity Bus Stations (Terminales de Buses), that can take you to all places throughout Chile. Where can you find listings? The best places to find listings besides the Internet are supermarkets (such as Unimarc and Santa Isabel on Portugal (Metro Universidad Católica), Santa Isabel (Barrio Yungay, Metro Cumming), “El Apu” (Merced with Lastarria, Metro Universidad Católica, Bellas Artes). If you still can’t find something, message me, I always have friends looking to rent a spare room.
  1. What is essential to have at home. (“Lo que nunca está demás en el hogar”). With this phrase start many pitches from street vendors on the buses of Santiago. Something that’s also essential to know if you come to Santiago is where are the neighborhoods in which you can find different stuff:

Cheap clothes: Patronato, Estación Central

Sewing gear: Rosas

Bicycle equipment: San Diego

Books: San Diego

Nightlife: Barrio Bellavista, Barrio Brasil, Orrego Luco

Fairs (Flea+Farmer’s Market, only on Sundays): 10 de Julio, Barrio Yungay/Esperanza, La Florida-La Pintana-La Granja (comunas).

(Free) restrooms: Because you never know when you’ll need it (even more so when traveling), you can find them on a collaborative map here.

  1. Places where you can learn to dance. If you are a foreigner, you’re probably interested in learning how to dance something from Latin America. I recommend you that if you want to learn how to dance cueca, the best thing you can do is to go to Plaza Yungay on a Tuesday (Metro Cumming/Quinta Normal) from 18:30 (or possibly closer to 20:00) where you can find canto a la rueda (improvised cueca singing and dancing), particularly cueca chora, a type of our national dance. And how we say here in Chile “En la cancha se ven los gallos” (“In the playing field the really skilled rise”), in my opinion the best way to learn to dance, and specially cueca, is to just watch and dance.

If you want to learn how to dance salsa, my recommendation number one is that you go to Maestra Vida lessons, and to find out the dates on their Facebook page, because they have several throughout the week. The price of the lesson includes the ticket to stay after the lesson is over at the salsoteca, including the opportunity to enjoy the live music shows on Tuesdays, Wednesdays and Thursdays.

foto 3

One of the best pictures of the life in the worldly world at Maestra Vida. Birthday 2012 with the deeply cared for Clau Cantillana and Cristóbal Montes.

If you want to learn afro-american dance: The best course of action is to message Carola Reyes, dancer, choreographer, and teacher of these type of dance at her school, CasaKalle. For other types of dance like these there’s also the Danza Ébano school.

  1. And how do I call over the phone? If you’re going to be here for a limited time, the way to call is what you’ll see below. If you’re going to be here for a prolonged stay, I recommend you to buy a cell phone (Movistar and Entel are the most common telecom companies, and the ones with “better” coverage) and to write down the most important numbers. You can buy cell phones on retail stores from 10.000 pesos. You can also find some better models in streets such as Santo Domingo, San Antonio, the Bio Bio, but be careful to have everything according to the law to avoid scams and thefts.

From land line to land line in Santiago: 2-xxxxxxx (It will always carry a 2 first because it was added to all numbers a little time ago. If the numbers don’t fit or the number given to you doesn’t start with 2 then you need to add it).

From cell phone to land lines in Santiago: 02-2-xxxxxxx (02+2+7 digits)

From cell phone to cell phone: xxxxxxxx ( 8 digits that can start with 9, 8, 7, 6 or 5)

From land line to cell phone: 9-xxxxxxxx (9+8 digits )******

To add a Chilean number to Whatsapp: +56-9-xxxxxxxx (56+9+8 digits)

******There was a modification recently. Before, to call from a land line to a cell phone you had to add a 0, even though when calling from abroad there’s no modification, only within the country. You can confirm this here.

  1. Hotel/Hostal. I worked at an Hostal for a while, that’s very well located, called Plaza de Armas, because it’s precisely around that area. In my opinion, it’s a very good place if you’re coming to visit, because you can easily access Santiago’s downtown, Bellavista, Bellas Artes and the historical center from a really comfortable location to go everywhere walking, even including a wonderful view. And cheap.
foto 4
A view from the Hostal of Santiago’s Plaza de Armas. In the picture, my friend Débora, that I met there ;).
  1. And which other places to visit near Santiago? Nearby Santiago there’s plenty of places to visit. If your plan is to do it very cheaply and meeting the not-so-typical stuff, these are the places you cannot miss if you’re around:

El Cajón del Maipo: It’s an area that’s naturally beautiful, full of flora and green areas, under threat because of industrial expansion (what a surprise), from where you can meet the Maipo river, that covers all of Santiago. You can practice several sports, among them my favorite from this place: Rafting. You can go there from Plaza de Puente Alto. You must get there first by Metro, and then look for micros or alternative transportation that can go to some of the places. TIP: The Official Chilean Rafting Team, performs once a month a much cheaper Rafting practice in an area called Cascada de las Ánimas, with all the due safety measures, with the best naked torsos I’ve seen in my life and with those sessions you can help them to fund their trips. Besides, they’re very friendly and they’re always running marches and meetings against Alto Maipo, the industrial project that seeks to destroy the area. Look for them on social networks as “Equipo Cascada”.

foto 5
Here we are with some lady friends, doing rafting on the Maipo river.

Pomaire: Small town that develops the craftsmanship of clay, with works spanning from crockery to a varied range of crafts. It’s a perfect day trip, to have lunch there and bring gifts for your family. TIP: Be aware of taking the last bus departing from there at 18:00, otherwise, you’ll have to go to Melipilla first and then Santiago.

Valparaíso: YOU MUST GO. No one that comes to Chile can miss going to Valpo (like we call it here), and to stay there at least a couple of days, so you can see those hills on a night full of lights, visit Cinzano, enjoy sea food, visit the harbor, take a trip on a boat, visit one of the houses of Pablo Neruda, or just hang around the bars. It’s cheap, you can even go there on the evening and come back on the next day. TIP: If you purchase the bus tickets on the internet in advance, it’s cheaper.

Mendoza (Argentina): If you’re already here for 2 months and 29 days, and you need to renew your entry, you want to meet another country on a very low budget, if you want to buy leather gear or to have some meat, this is the best choice. 8 hours away from Santiago (even less, it all depends on the customs pass) and for around 30.000 pesos, you can travel there by night and arrive in the morning to this wonderful city. It’s worth it to do it at least once. It’s cheap (even cheaper than traveling around Chile), it’s close and you can do it in a very short time (a weekend leaving on a Friday evening and coming back a Monday morning to Santiago). TIP: If you want to know more from there, check out this post with some tips from Mendoza (in Spanish).

foto 6
I was in Mendoza once and this little piece of paper appeared on my table. It was the waiter hitting on me.
foto 7
By far, one of the bests post cards is to see the snowy mountain range

Bonus Track: “Lucas” is not a very common name neither a mythological character. It’s the way we name money in multiples of thousands. If someone says, for example, “cuatro lucas”, that person is not talking about “four people named Lucas”, but about “4000 pesos”.